Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

El Colegio de Médicos de Huesca apoya la restricción a los acompañantes en el parto

La organización médica defiende la medida ante el riesgo de contagio

Quedan aún suficientes camas disponibles para atender nuevos casos
Quedan aún suficientes camas disponibles para atender nuevos casos
V.L.

HUESCA.-El Colegio de Médicos respalda la decisión del Hospital San Jorge de no permitir la entrada del acompañante al parto para prevenir posibles contagios de coronavirus.

"No tiene ninguna razón quien critica que no se deje entrar al padre al parto. Tal como está organizado el hospital, sería una irresponsabilidad tremenda por riesgo biológico", ha manifestado el presidente del Colegio de Médicos, José María Borrel.

El representante de la entidad colegial médica, pese a compartir la decisión de impedir la entrada del padre, sí ha lamentado que las autoridades sanitarias no respondieran a su propuesta para reorganizar los partos de otra manera, lo que hubiera garantizado la presencia de los acompañantes durante el alumbramiento.

El planteamiento del Colegio de Médicos, trasladado a las autoridades sanitarias hace varias semanas, pasaba por derivar los nacimientos a la Clínica Viamed Santiago y que esta, que en la actualidad cuenta con cinco ingresados por covid-19, derivara al Hospital San Jorge los casos de coronavirus. Sin embargo, la propuesta quedó sin contestación.

A OTRAS CIUDADES

Al darse a conocer la semana pasada entre las gestantes la reorganización de la zona de partos y la prohibición de la entrada al acompañante, dos mujeres en la recta final del embarazo declararon a este periódico que iban a dar a luz en otros hospitales en los que no se han tenido que tomar este tipo de medidas, como los de Barbastro o el Miguel Servet de Zaragoza. Añadieron estas dos gestantes que otras mujeres ya habían dado a luz en estos hospitales por esta razón.

La reorganización del Hospital para hacer frente al coronavirus supuso que la zona de partos (salas de dilataciones y de partos propiamente) se trasladaran a la zona de quirófanos para poder ampliar la capacidad de camas de UCI y evitar así la posible saturación del sistema sanitario.

Con este plan de contingencia, los acompañantes no cumplen las medidas de seguridad para evitar los contagios de coronavirus, por lo que se prohibió su presencia.

En cuanto a las habitaciones para la madre y el recién nacido tras el parto, el acompañante puede estar en ellas siempre y cuando no se compartan con otra parturienta. Según pudo saber este periódico, este extremo no se había tenido que llevar a cabo al menos hasta finales de la semana pasada, al estar libres habitaciones de pediatría y poder destinarse una habitación para cada mujer que ha dado a luz.

De todas maneras, las parturientas siempre estarán acompañadas de la matrona y de la auxiliar, así como de la ginecológica si es necesaria su intervención.

Los cambios en la zona de partos se enmarcan en la reorganización casi integral del San Jorge para ser "un hospital coronavirus", con circuitos diferenciados para esta patología y todas las demás y la ampliación al máximo posible de todas las camas de UCI.

Etiquetas