Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

Llamada a la responsabilidad para no pedir peluquería a domicilio tras varias denuncias

La Asociación de Imagen Personal recuerda que solo se permite a personas sin movilidad

Llamada a la responsabilidad para no pedir peluquería a domicilio tras varias denuncias
Llamada a la responsabilidad para no pedir peluquería a domicilio tras varias denuncias
S.E.

HUESCA.- No se puede llamar al peluquero para que atienda a domicilio solo porque ya le hace falta un corte o un tinte. Y en esta provincia ya ha habido sanciones por intentar "burlar" la norma. La Asociación de Imagen Personal de la provincia de Huesca (AIPH) apela a la responsabilidad tanto de los profesionales como de los clientes y recuerda que los servicios de peluquería han quedado restringidos a personas con problemas de movilidad o discapacidad con el fin de poder mantener el aseo e higiene.

Cualquier excusa no sirve, ya que hay que solicitarlos a través de los servicios sociales. Con todo, la realidad es que en Huesca no se están haciendo porque normalmente estas personas ya cuentan con ayuda a domicilio para hacerles el aseo personal que ahora "es la necesidad principal", apunta el presidente de esta asociación, Santiago Pardo.

Por ello, han emitido un comunicado para recordar que solo pueden atender el servicio de peluquería a domicilio para garantizar la atención e higiene de las personas más vulnerables, "pero los ciudadanos han intentado interpretar a su conveniencia las excepciones para burlar el confinamiento, y las fuerzas de seguridad han comenzado a sancionar a profesionales del sector que estaban aplicando mal su excepción".

No se puede acudir a un domicilio a demanda del cliente y la multa será para los dos. Pardo asegura que desde la Asociación de Imagen Personal denunciarán todas las prácticas de este tipo que estén fuera de la norma. La asociación quiere alertar a la población de que se han producido diversas denuncias por acudir a domicilios particulares a trabajar sin estar debidamente justificado, incumpliendo lo dispuesto en el Real Decreto 465/2020, de 17 de marzo, por el que se modifica el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo.

De hecho, cabe recordar que la primera norma incluyó al sector de las peluquerías entre los esenciales que podían seguir trabajando pese al confinamiento. Una circunstancia que "causó una gran perplejidad", pero que, dicen, rápidamente se encontró la explicación para que las personas con movilidad reducida pudieran mantener la higiene capilar.

"Los profesionales de los servicios de la peluquería no pueden mantener sus establecimientos abiertos porque hasta el momento no se ha contado con equipos de protección individualizados de prevención contra la covid-19 para el personal y las clientas, siendo imposible además mantener las distancias mínimas de seguridad", indican en el comunicado.

Según detalla Pardo, precisamente la asociación provincial trabaja en coordinación con el resto del colectivo en el ámbito nacional para definir los protocolos de protección que les permitan ser de los primeros colectivos en volver a trabajar el 11 de mayo. Plantean medidas como eliminar la sala de espera y que solo hubiera un cliente por peluquero y con las medidas adecuadas de distancias y desinfección del espacio y utensilios, aunque con estos últimos ya se aplica desde hace años.

Por ahora, si tuvieran que acudir a algún servicio, tendrían que trabajar con mascarilla, gafas, guantes, bata desechable, calzas... pero "no está regulado", asegura Pardo. "Ir a un domicilio es un riesgo para nosotros, pero imagínate para la cliente que puede ser una persona de riesgo. Sería un cargo de conciencia", indica Pardo, que personalmente tampoco tendría ningún problema en prestar el servicio, ya que es voluntario de Cruz Blanca e incluso colaboró en la puesta en marcha del centro de Gea de Albarracín (Teruel), una residencia de positivos de coronavirus que gestiona la Federación Lares.

ERTE Y AYUDAS PARA TODO EL SECTOR

Eso sí, si les avisaran de servicios sociales tendrían que acudir a hacer el servicio de forma voluntaria y sin cobrar porque en general el sector ha solicitado ERTE para los empleados y ayudas por cese de actividad para los autónomos, de algo más de 600 euros.

El sector quiere trabajar en articular las medidas porque ya llevan más de 40 días sin empleo y mientras tanto se mantienen los gastos, no solo de las facturas. "Con las hipotecas o los alquileres se puede solicitar una moratoria o una negociación con el propietario, pero también puede ser que el dueño viva de eso", reflexiona Pardo, que en su caso particular al menos el local es de su propiedad y ya lo tiene pagado. "Pero si te pilla con la hipoteca, es un problema", indica, por lo que también teme que haya establecimientos que ya no puedan volver a abrir.

Además, el confinamiento ha llegado en un momento en el que el sector empezaba una buena temporada. "Hemos perdido la campaña de la Semana Santa y de las comuniones, pero ya no son solo esos días sino también los días de las fotografías. Además de los servicios de los clientes habituales, esa facturación extra de esta temporada iba muy bien para el resto del año. Se ha perdido mucho dinero", comenta. De hecho, apunta que ha aumentado la venta de tintes en supermercados.

Por ello, quieren exponer la situación. "Es una llamada de atención a los peluqueros y clientes insensatos que se ponen en riesgo", recalca Pardo.

Etiquetas