Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

La DGA propone una desescalada en cuatro fases y por capas poblacionales hasta primeros de junio

El Ministerio de Sanidad debe aprobar estas medidas acordes a cada escenario territorial

Falo achaca el repunte del 5,6 % de contagios de coronavirus en Aragón a los casos de Binéfar
Falo achaca el repunte del 5,6 % de contagios de coronavirus en Aragón a los casos de Binéfar
G.A.

HUESCA.- El Gobierno de Aragón ha propuesto al Ministerio de Sanidad un plan de desescalada de cuatro fases que se prolongaría hasta primeros de junio y que tendría lugar por "capas poblacionales", de manera que arrancaría de forma prioritaria en el mundo rural, concretamente en municipios de hasta 5.000 habitantes.

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha presentado estas y otras "orientaciones" que deberán contar ahora con el visto bueno del Ministerio, al que se le ha remitido esta propuesta que pretende que, al mismo tiempo que el Ejecutivo de Pedro Sánchez propone medidas de desconfinamiento con carácter general para todo el territorio, se puedan desarrollar medidas adicionales ligadas a los territorios más despoblados.

Acompañado por Javier Allué, comisionado para la Lucha contra la Despoblación del Gobierno de Aragón, Francisco Javier Falo ha planteado que aunque será el Gobierno central el que tendrá que "cuadrar" las propuestas de todas las 17 Comunidades Autónomas "nos parece importante poner en valor algunos aspectos que tienen que ver con la singularidad del territorio". Así, lo ha manifestado que en "la evolución que está teniendo la epidemia en Aragón podemos observar como la incidencia de casos nuevos tiene que ver mucho con las concentraciones y las densidad poblacionales".

A lo largo del informe, queda reflejado que "este impacto no se ha producido de manera homogénea ni entre los territorios, ni entre las poblaciones, siendo los más afectados, como en otras ocasiones los colectivos más vulnerables".

Y partiendo de esta base y aunque "podrían ser otras fases" o "empezar antes o después", Javier Allué realizó un planteamiento, según las fechas en las que nos encontramos.

De esta forma, la primera fase que contempla la DGA sería, "por ejemplo", hasta el 2 de mayo, la segunda del 2 al 15 de mayo, la tercera del 16 al 29 de mayo y la cuarta fase del 30 de mayo a 8 de junio.

El comisionado para la Lucha contra la Despoblaciónha indicado que se establecen también distintas capas poblacionales, incluidas las de las grandes ciudades, "porque la desescalada ha comenzado ya, sin duda alguna, tal y como vimos este domingo en las imágenes de los niños pudiendo salir a pasear durante una hora".

Hay que aclarar que estas fechas son orientativas y siempre dependerían de la evolución del proceso de la pandemia de la Covid-19.

LIBERTAD PARA IR AL HUERTO

La I Fase transcurriría en la primera semana desde que se acepte el desescalamiento propuesto por la DGA y afectaría a los municipios de hasta 5.000 habitantes. Por fin, para alegría de muchos altoaragoneses, ya se permitiría acudir a los huertos, a las parcelas domésticas y realizar otras actividades, siempre de forma individual.

En la II Fase, hasta la segunda mitad del mes de mayo y "si todos los datos nos acompañan y la evolución del Covid-19 es positiva en términos de Salud Pública", planteó Javier Allué, se permitiría en todas las localidades la actividad física individual y los paseos con las personas con las que se conviva.

También estaría autorizado, siempre en los municipios de hasta 5.000 habitantes, la apertura de comercios no esenciales manteniendo las medidas de seguridad. "Podríamos estudiar la posibilidad de que se promueva lo que determinados analistas denominan como el "efecto racimo", es decir poder abrir la circulación entre determinados municipios que hasta la fecha puedan estar libres de coronavirus".

Se recuperaría también la actividad de locales de hostelería, bares y restaurantes, para un aforo máximo de 30 personas y siempre que se pueda garantizar un área libre de al menos cuatro metros cuadrados por individuo, lo cual permitiría dejar un espacio libre entre clientes de un mínimo de dos metros.

En esta II Fase se levantaría también el confinamiento en los municipios entre 5.000 y 20.000 habitantes, que suman casi 200.000 habitantes y suponen un 15% de la población aragonesa.

La III Fase cubriría la segunda mitad completa del mes de mayo. La propuesta pasa, en los municipios de hasta 5.000 habitantes, excluidos los de Área Metropolitana de Zaragoza, por recuperar la actividad hostelera sin límite de aforo pero respetando las medidas de separación entre clientes y siempre que sea posible delimitar la zona de consumición permitiendo una entrada regulada.

Las empresas podrían disminuir los puestos en teletrabajo e incrementar los puestos de trabajo presenciales, manteniendo las distancias establecidas y los protocolos de seguridad y prevención que se establezcan. Estarían permitidas igualmente las actividades de cuidado y de atención a personal, limpieza del hogar, peluquerías, cuidados estéticos, "quizá, si la evolución del Covid-19 es la adecuada", ha insistido Javier Allué. También se levantaría el confinamiento en los municipios de entre 10.000 y 20.000 habitantes, como Monzón, Barbastro y Jaca.

La IV Fase, del 30 de mayo al 8 de junio, en los municipios de entre 5.000 y 20.000 habitantes se permitiría el contacto libre con aquellas localidades vecinas que las autoridades sanitarias consideren libres de brotes de coronavirus. En los municipios de más de 20.000 habitantes se levantaría también el confinamiento, aunque restringiendo la movilidad exclusivamente al interior del municipio. Finalmente Javier Allué indicó que este plan es "una propuesta razonable y si la dispersión y la densidad suele perjudicar a los hombres y mujeres del medio rural en este caso justifican que se inicie allí la desescalada".

Etiquetas