Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Con ánimo y cautela se espera la reapertura de establecimientos en Huesca

Locales oscenses ya están preparados para abrir al público puesto que han confeccionado planes de acción para este momento durante el confinamiento

Con ánimo y cautela se espera la reapertura de establecimientos en Huesca
Con ánimo y cautela se espera la reapertura de establecimientos en Huesca
S.E.

HUESCA.- Con muchas ganas y cierta cautela, así esperan los empresarios oscenses la apertura de sus negocios tras el anuncio de desescalada en fases anunciada por el presidente Pedro Sánchez. Hace ya varias semanas que la mayoría de tiendas, bares o peluquerías de la capital oscense están trabajando de cara a esa reapertura que, ahora, ya se ve más cerca. Se han provisto de material higienizante, han estudiado distintas posibilidades en cuanto a la seguridad de clientes y empleados y parece que pronto lo van a poder poner en práctica.

De todos modos, han tomado las últimas declaraciones de Pedro Sánchez con mucha cautela a la espera de que se publiquen en el BOE y se especifiquen las obligaciones de cada uno de los establecimientos.

El peluquero y presidente de la Asociación de Imagen Personal de Huesca, Santiago Pardo, comenta, ante las fases de la desescalada tras la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, que "hasta que no lo lea en el BOE, no sabré las condiciones ni la fecha". Pero se muestra muy optimista y con ganas, "que ya apetece volver a la rutina y a la actividad", y asegura está todo listo en todas las peluquerías oscenses. "Si nos dicen que podemos abrir el 4 de mayo, abriremos el 4, si no el 11, tenemos todo preparado en todos los locales". Explica a este periódico que se han provisto de mascarillas y guantes para mantener la seguridad ante posibles contagios y "estamos a la espera de que nos lleguen las pantallas que hemos pedido, aunque creo que será suficiente con las mascarillas porque, al final, nosotros estamos detrás de la persona no es tan directo como en trabajos de esteticista, por ejemplo". La previsión es que se trabaje bajo cita previa y de uno en uno, evitando el contacto entre personas, esto significará, según Pardo, que "dedicaremos mucho más tiempo, pero atenderemos a todos, echando las horas que hagan falta". Ya que destaca que "las cuentas del negocio están trasquiladas y se irá recuperando poco a poco", porque, advierte, "de eso hay que ser consciente, de que será todo muy poco a poco".

Pero por clientes no será, ya que tras las declaraciones de Sánchez, los peluqueros oscenses ya han recibido llamadas para pedir citas, aunque todavía no las pueden dar porque no saben desde cuándo, confiesa Pardo.

En lo que hace hincapié es en que tiene claro cada profesional que habrá que suprimir algunas cosas como los revisteros y desinfectar bien después de cada cliente.

Lo mismo ocurre en el comercio de la ciudad, donde esperan con muchas ganas y nervios esa nueva apertura. Porque como dice Laila Sobrino, encargada de la tienda Fabula Kids&Baby, "se echa de menos el contacto con el cliente pero hay que dar unas garantías de seguridad".

Sobrino comenta que recibió la noticia "con cierta cautela porque estamos, como todos, esperando a que nos indiquen de manera certera cómo y cuándo y en qué horario podemos abrir porque en un principio no hay nada oficial". Esta tienda dedicada a productos de bebés ha ido ideando un plan para cuando llegase este momento, "aunque son ideas sueltas, encaminadas a un trato más personalizado, a la espera de que nos den las pautas". Declara que "estamos valorando, incluso, dar citas para amoldarnos al cliente y sus horarios".

Con el objetivo de garantizar la seguridad, "además del gel hidroalcohólico, hemos comprado un aparato para desinfectar todos los productos de manera rápida y sencilla".

Pero, sin duda, el sector que más complicado parecía que lo iba a tener ya que se ha llegado, incluso, a hablar de reabrir en diciembre es la hostelería. Tal vez por eso la noticia les ha levantado el ánimo aunque piden más información sobre determinados aspectos laborales.

Entre otras cosas piden flexibilizar los ERTE ya que, como comenta Roberto Dieste, propietario de la cervecería Alt Berlín, "si se habla de abrir el 30 por ciento de las terrazas y, posteriormente, otro tanto en el interior aprovechando solo las mesas, no necesito para empezar el cien por cien de los empleados". Asegura que debería ir en consonancia con la actividad que se permite realizar.

Como la mayoría de hosteleros, Dieste lleva semanas trabajando en un plan de apertura segura. Así, entre otras medidas como el uso de guantes, mascarillas y soluciones hidroalcohólicas de desinfección para los empleados de cocina y barra, ha contratado un sistema de desinfección por ozono que "se acopla al aire acondicionado y funciona por la noche mientras no hay nadie en el local". La limpieza tendrá que ser constante entre clientes y, por si acaso, "hemos hecho un gran pedido de platos y vasos desechables para los oscenses que lo prefieran por seguridad aunque se limpie a conciencia el cristal".

Sobre la situación económica, todos los sectores, están de acuerdo en que se restablecerá muy poco a poco. En este sentido, Roberto asegura que tendrá menor margen de beneficio porque "los precios los mantendremos igual, así que habrá que aminorar gastos en las cosas más superfluas como la blonda que ponemos al plato del café o la chocolatina que se da con el cortado".

Pero revela que "habrá que ir viendo cómo se desencadenan los acontecimientos y reinventarnos".

Etiquetas