Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

"El cliente va a mirar mucho, pero no por el precio, sino por la seguridad que le dé el lugar"

Las agencias de viajes de Huesca creen que la covid cambiará la manera de disfrutar del ocio en los próximos meses

"El cliente va a mirar mucho, pero no por el precio, sino por la seguridad que le dé el lugar"
"El cliente va a mirar mucho, pero no por el precio, sino por la seguridad que le dé el lugar"
S.E.

HUESCA.- "Sin duda el destino nacional será el más demandado en cuanto podamos salir de viaje". Así lo aseguran las agencias de viajes de Huesca que miran al futuro con optimismo a pesar de la situación que están viviendo, con las agencias oscenses a pie de calle cerradas al público, pero trabajando desde casa porque tenían muchos viajes previstos que hay que cancelar y aplazar a una fecha incierta para lo que "es necesario estar en contacto con esos destinos y esos clientes", declaran.

La tendencia cambiará tras la crisis sanitaria, opina Demetrio Márquez, propietario de la agencia Viajes Dimitribus, porque, "por ejemplo, estaba muy de moda Marruecos y no creo que la gente quiera salir, preferirán quedarse en España, por el momento".

Márquez, quien principalmente trabaja en viajes organizados, asegura que "ahora tendrán menos en cuenta el dinero y más la seguridad y las medidas de protección de la zona, yo creo que el cliente va a mirar mucho y a pensárselo más antes de contratar un viaje, pero no por el precio, sino por la seguridad que le dé el lugar", por eso cree que se apostará por España, donde conocemos mejor cómo afecta el coronavirus y cuáles son las medidas de la desescalada.

Lo mismo cree Susana Lacostena, propietaria de la agencia de viajes Su Viaje, que principalmente organiza viajes al extranjero. "La confianza será primordial" y por eso ganarán peso las agencias de viajes, "querrán tener una cara que les atienda y les ofrezca seguridad". Lacostena recuerda que hay muchos lugares maravillosos para visitar en la península y en las islas "con salidas desde Zaragoza, que espero que eso no se toque".

Así Márquez comenta que quien quiera algo más exclusivo "se irá a Cádiz o Marbella, donde hay hoteles muy interesantes o apostarán por actos culturales en Madrid o Barcelona".

"Nuestra manera de viajar cambiará en los próximos meses pero seguimos deseosos de movernos", aseguran estos expertos en viajes.

En este sentido, Márquez explica que, en su opinión, "los viajes que organizamos serán igual, creo que por eso más o menos nos salvaremos, aunque muy poco a poco y con menos capacidad en los autobuses, porque todos los hoteles o guías con los que trabajo son amigos y conocidos desde hace muchos años y ofrecemos confianza".

A pesar de tener que reducir la capacidad de los autobuses, considera que no significará un aumento sustancial en el precio final del viaje y seguirá siendo rentable, "en mi caso, con autobús propio, a lo sumo unos 15 euros de más" advierte.

Sin embargo, Lacostena espera que no sea necesario guardar ese espacio en otros transportes como los aviones porque supondrá que no sean rentables, y dice que "habrá que repensar cómo llenarlos, tal vez familias juntas, todos con mascarillas y guantes, pero no veo posible mantener esa distancia mínima y que sean rentables".

Y es que aunque parecía que estaba todo parado por el estado de alarma, el sector del turismo continuaba trabajando porque, como dice Lacostena, "si cerramos España tenemos un problema". Añade que la incertidumbre es lo peor con lo hay que lidiar ahora porque "queremos seguir adelante pero nos falta un protocolo real que nos diga desde cómo tengo que tener la agencia, si necesito una pantalla de metacrilato, a cómo serán los alojamientos en hoteles". Hace hincapié en que mientras continúa esta situación las cadenas hoteleras se están preparando y "los hoteleros están dispuestos a acatar las normas". Así, entre otras actuaciones, "están haciendo "webinars" a sus empleados para que sepan trabajar con las medidas de protección que creen que serán imprescindibles". Ella también participa e imparte charlas para ver cómo superar la situación creada por la pandemia.

Poco se puede hacer "hasta que no tengamos el decálogo de actuación, lo único que sabemos es que ahora el sector va a estar reglado, que no arreglado", anuncia Susana Lacostena. Se muestra optimista ante el futuro, ya que considera que "si todos ponemos de nuestra parte no habrá problema, si los hoteles y los clientes cumplen la normativa se podrá viajar" y, además, valora que "será un verano chulo, sin aglomeraciones porque sobre el cuarenta por ciento del turismo es extranjero".

En cuanto a su situación económica, ambos se lamentan de que no pueden abrir al cien por cien, a pesar de no conocer todavía las condiciones exactas que no se sabrán a ciencia cierta hasta que se publiquen en el BOE.

Márquez cree que será en horario reducido, "tal vez solo por la mañana" y Lacostena opina que será complicado mantener a tres personas en su agencia si no puede trabajar como antes del estado de alarma y pide que el gobierno central "deje ampliar los ERTE, como se ha dicho de flexibilizarlos, tal vez seis o siete meses más, porque si no iremos todos ahogados".

Tras tantos días sin ingresos, les consuela saber que cuando llegue esa vuelta a esa relativa normalidad en varias semanas tienen trabajo pendiente. Demetrio Márquez tenía llenos varios viajes a París, Cantabria o la Bretaña francesa, que retomará en cuanto se pueda, mientras Susana Lacostena está pendiente de siete viajes de novios que ha tenido que aplazar sin fecha a la espera de que los novios puedan tener un restaurante donde celebrar su banquete y a la vez cuadrarlo con la iglesia o el ayuntamiento.

La mayoría de viajes se han aplazado sin fecha cerrada, pero hay casos, comenta Lacostena, que ya no viajarán; para éstos habrá que luchar cuando esto termine si se quiere un reembolso, "será complicado pero iremos con los abogados si hace falta". El ejemplo son los viajes de avión. Dice que "algunas compañías han devuelto el dinero, bueno mejor dicho empezaron devolviendo el dinero al creer que esto era para un mes, pero ahora ya es más complicado, lo que están haciendo es ofrecer bonos para gastar en un año, pero todo depende de cada compañía".

Al hilo de lo cual, Márquez destaca que en los casos de devolución del dinero la agencia pierde porque explica que "el profesional perderá su comisión porque si en un viaje de mil euros la agencia se lleva cien, reclama y devuelve los mil, ha trabajados dos veces gratis".

Etiquetas