Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Buenas sensaciones entre el comercio textil en los primeros días de apertura

Tras dos meses de parón, establecimientos de ropa de Huesca valoran las ventas en el arranque de la actividad de forma positiva, especialmente en el sector de prendas infantiles y deportivas

Buenas sensaciones entre el comercio textil en los primeros días de apertura
Buenas sensaciones entre el comercio textil en los primeros días de apertura
P.S.

HUESCA.- La vuelta a la actividad comercial dentro del sector textil está siendo positiva y en algunos casos mejor de lo que se esperaba. Aunque la Asociación de Comerciantes de Huesca cree que habrá que esperar al fin de semana para hacer una evaluación más completa, su presidenta, Susana Lacostena, reconoce que la reapertura ha encontrado a "la gente muy animada".

Sin urgencia por comprar cosas, "poco a poco, (la clientela) empezará a tener necesidades de comprar", opina Carmen López, propietaria de Lopezientos. Por el momento, este establecimiento ha tenido compras puntuales, pero "imagino que dentro de un mes, si las bodas empiezan en septiembre, empezarán a buscar trajes para eventos". Aun así, las impresiones de estos tres primeros días son "muy buenas".

Para Rosa Méliz, de Rosmel Kids, estos primeros días han resultado "mejor de lo esperado", aunque sí ha notado que la gente mira algo más el precio que antes. En dos meses niños y niñas han crecido irremediablemente y "necesitan cosas por fuerza", así que, levantado el confinamiento y "como ha hecho calor, se está notando en las ventas. No he parado de trabajar hasta las 9 de la noche todos los días", confiesa.

Algo similar sucede en las tiendas de deporte como Intersport Huesca. "La sensación en cuanto a las ventas es muy buena", explica Gema Casal, responsable del establecimiento. "Se está con ganas de salir a pasear, a correr, al monte en cuanto podamos, la gente necesita actividad deportiva al aire libre y lo estamos notando", afirma.

La preparación para la reapertura de puertas ha conllevado modificaciones en la disposición de establecimiento. El cambio de temporada, que se quedó a mitad, ha obligado a Casal a "hacer trabajo previo a puerta cerrada para poder abrir. Cuando la tienda se cerró estábamos en campaña de Semana Santa, teníamos guantes, anoraks, y hemos abierto en primavera".

La propietaria de Lopezientos ha aprovechado "para pintar y hacer algún cambio, limpiar y organizar todo. Tenemos la tienda como si hubiésemos empezado de nuevo". Y en el caso de Rosmel Kids, su propietaria ha retirado algo de mobiliario y saca menos producto que antes del confinamiento; "solo un modelo por talla y menos producto de repetición".

Para López y Méliz, el parón ha sido una oportunidad también para darle impulso a la tiendas "online" que estaban en desarrollo, y contemplar "otras formas de vender y llegar a más gente", explica la primera, mientras que la segunda reconoce que está en ello pero que "no es fácil, mi tienda es grande y tengo mucha mercancía".

Las medidas de higiene marcan las dinámicas comerciales. Las tiendas se han abastecido de gel hidroalcohólicos, mascarillas, máquinas de vapor y productos desinfectantes que se aplican de manera reiterada en probadores y superficies, además de acostumbrase a poner las prendas en cuarentena. Nuevos hábitos "que llevamos a rajatabla", explica Méliz.

El uso de la mascarilla sigue siendo irregular, según las propietarias consultadas, entre una clientela que se manifiesta comprometida con la compra en el comercio local. "Lo más importante es que se compre en Huesca", explica López. "Parece que la gente está concienciada con comprar en el pequeño comercio", añade Méliz. Ante una posible segunda oleada, "no sé qué haremos los comercios".

PROHIBIR LAS REBAJAS SERÍA "FATAL"

A casi mes y medio para que comience el periodo oficial de rebajas, que si se siguieran los plazos del año pasado sería para el 1 de julio, uno de los momentos más importantes para la temporada de verano parece que no va a producirse.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, insistió este miércoles en que las rebajas "no están permitidas" porque conllevan "aglomeraciones" de personas físicas, aunque aclaró que los descuentos y ofertas por Internet sí lo están "porque no provocan acumulaciones de personas en establecimientos".

Tras el cruce de declaraciones con el titular de Comercio, Industria y Turismo, quien, en respuesta a la patronal del comercio textil Acotex, afirmó que "lo que se prohíbe son las aglomeraciones y no la posibilidad de hacer rebajas y promociones en establecimientos físicos", Illa se reafirmó, en rueda de prensa, en lo dispuesto en la orden ministerial del pasado 9 de mayo sobre la "restricción a las acciones comerciales".

Susana Lacostena, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Huesca, considera aún así que es necesaria una mejor explicación de esta medidas, "porque prohibir las rebajas así por prohibirlas, no", afirma, remarcando que cada comercio tiene la posibilidad de poner promociones o descuentos, práctica que es recurrente durante todo el año.

La prohibición de las rebajas sería "fatal" para un sector que, tras dos meses cerrados y con un cambio de temporada entre medias, debe encontrar la forma de dar salida a un stock que se quedó sin posibilidad de ser vendido. Aunque "la gente está muy entusiasmada, tiene un stock en sus tiendas, que está ya pagado y tiene que sacar adelante", añade.

Lacostena aventura que cada comercio irá decidiendo qué promociones o descuentos hacer, al margen de la regulación específica que se aplique para las rebajas oficiales.

Para Carmen López Sánchez, propietaria de Lopezientos, "no es lógico que no nos dejen hacer rebajas y sí dejen hacerlas por Internet. Eso sí puede hundir a la tienda pequeña".

Esta propietaria es de la opinión de que ya no se producen tantas aglomeraciones, "viene más gente a comprar pero no hay avalanchas, la gente va comprando y estamos todo el año con promociones".

Además, señala que con las restricciones de acceso a la tienda ya se limitan el número de personas dentro del establecimiento. "La gente está concienciada de que si hay una fila hay que esperar", añade.

En Intersport Huesca, al pertenecer a un grupo, "hay una parte de lo que no se ha vendido que lo podemos enviar para los outlet", explica Gema Casal, al frente de este comercio, quien le ve pros y contras. La venta en rebajas, "al no tener margen, es pan para hoy y hambre para mañana. Pero a la vez, tenemos libertad para poner una zona outlet o productos en promoción. Con lo cual, aunque no sea como rebajas como tal, tenemos libertad para hacer promociones a nivel nacional, puntuales nuestras, de marca, o por público".

Etiquetas