Huesca

PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

El Ayuntamiento de Huesca ha decidido suspender las fiestas de San Lorenzo dada la situación de pandemia por el coronavirus

El Ayuntamiento de Huesca ha decidido suspender las fiestas de San Lorenzo dada la situación de pandemia por el coronavirus
El Ayuntamiento de Huesca ha decidido suspender las fiestas de San Lorenzo dada la situación de pandemia por el coronavirus
PABLO SEGURA

HUESCA.- Huesca no tendrá fiestas de San Lorenzo este año. El Ayuntamiento ha acordado suspender la celebración de su semana laurentina ante la situación de pandemia y el riesgo de extensión de contagios en unas fiestas de calle y con concentraciones multitudinarias.

El alcalde, Luis Felipe, ha señalado que se trata de una decisión complicada que ha sido adoptada de acuerdo con las autoridades sanitarias. La decisión se toma ya para evitar que comercio y hostelería acometan gastos que resulten innecesarios y los ciudadanos organicen su verano.

Se trata, ha señalado el regidor, de una decisión fundamentada en un criterio de responsabilidad, la misma actitud que ha pedido a los ciudadanos para evitar la expansión del virus. En este sentido,  ha señalado que la experiencia de los primeros días de Fase 1 demuestra que no es posible controlar con garantías la distancia social en un modelo de fiestas con concentraciones de 8.000 personas el 9 de agosto o de 10.000 en los conciertos.

La decisión ha sido comunicada esta mañana a los sectores implicados en las fiestas y cuenta con el apoyo de los grupos políticos  del Obispado de Huesca.

UNANIMIDAD

La decisión ha sido apoyada por todos los grupos municipales, cuyos portavoces han señalado a este Diario la total coincidencia con las palabras del alcalde, señalando que la responsabilidad ante la pandemia impone que no se celebren fiestas.

EL PRESUPUESTO, A GASTOS POR EL COVID

Hay que señalar que el gobierno local destinará el presupuesto de las fiestas de San Lorenzo a gastos e inversiones relacionados con las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. El gasto total previsto para las fiestas era de unos 600.000 euros, incluido el presupuesto directamente destinado a la programación y otros gastos en infraestructuras, servicios, subvenciones etcétera.

PREOCUPA DEL SECTOR CULTURAL

El alcalde ha indicado que al tomar la decisión se ha tenido en mente el perjuicio que va a suponer la suspensión a sectores de la ciudad que obtienen en las fiestas una parte fundamental de sus ingresos. Ha insistido en que pese al daño económico, hay que garantizar la salud y la vida de los ciudadanos.

Entre los sectores citados, ha señalado especialmente el de la Cultura. De hecho, la Junta de Portavoces ha valorado la conveniencia de establecer durante el verano y con los aforos limitados que establezcan las autoridades gubernativas, una programación de artistas, grupos o creadores locales, también con el objetivo de animar la economía de otros sectores, como la hostelería.

DESDE 1936

La última ocasión en la que se suspendieron las fiestas fue en 1936, durante las primeras semanas de la Guerra Civil. El 10 de agosto se celebraron actos de culto. En 1937, se recuperaron actos festivos, pero también con programa reducido. En agosto de 1918, en plena pandemia de gripe aviar, la celebración fue muy reducida, con algunos actos apenas el día de San Lorenzo y sin corrida de toros, por ejemplo.

Etiquetas