Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

La fase 1 dispara la demanda de consultas en los centros de salud de la provincia de Huesca

Colegio de Médicos y Junta de Personal advierten sobre las nuevas medidas

La fase 1 dispara la demanda de consultas en los centros de salud de la provincia de Huesca
La fase 1 dispara la demanda de consultas en los centros de salud de la provincia de Huesca
P.S.

HUESCA.- La activación de la fase 1 de la desescalada ha animado a muchos oscenses a acudir de nuevo a sus centros de salud, donde cada vez hay más demanda aunque las cosas han cambiado, y mucho.

El Colegio Oficial de Médicos de Huesca y la Junta de Personal, que engloba a los sindicatos sanitarios, aseguran que nadie se va a quedar sin ser atendido, pero advierten que la pandemia de coronavirus ha obligado a decir adiós a las salas de espera llenas, a fijar circuitos de entrada diferentes para pacientes sospechosos de covid y para los que no lo son y a vetar a quien recurre al típico "es que pasaba por aquí".

A partir de ahora, y siguiendo las indicaciones del Servicio Aragonés de Salud (Salud), los médicos de familia recibirán a entre cuatro y seis pacientes a la hora de manera presencial para evitar las aglomeraciones y frenar el contagio de coronavirus. Además, tal y como se ha venido haciendo desde que se desató la epidemia, los usuarios que lo soliciten serán atendidos de manera telefónica con el claro objetivo de descongestionar los centros de salud.

Ramón Boria, presidente de la Junta de Personal y médico del Centro de Salud Santo Grial, explica que "al igual que la gente está saliendo en masa a las terrazas también quiere ir al médico en masa, pero hay que adaptar las agendas de cada facultativo al igual que se está haciendo con las salas de espera, donde por cada asiento que se pueda ocupar se dejan dos libres de separación". Lo mismo sucede con las extracciones de sangre, donde se cita con hora exacta de forma que no se formen grupos, "son cosas completamente nuevas a las que nos tenemos que adaptar", apunta Ramón Boria.

Añade que aunque la gran parte de las consultas se gestionan de manera telefónica "quedan muchos aspectos pendientes por resolver, por lo que llegará un momento que habrá que solucionarlos de alguna forma".

Por el Colegio de Médicos, José María Borrel indica que en esta desescalada "hay de todo". "Nos encontramos con persona que no quieren salir de casa y con otras que no han aprendido nada y que se piensan que todo va a volver a ser como era antes, y no es así", comenta.

Así, explica que el acceso a los servicios sanitarios no va ser como el "ya que pasaba por aquí entro, sino que todo lo vamos a concertar los profesionales". El presidente añade que es cierto que con motivo de la pandemia ha habido ciudadanos que han estado "semiatendidos porque abandonado no hemos dejado a nadie", y apunta que en esta desescalada muchas de las consultas van a ser telefónicas o a través de las nuevas tecnologías, allá donde se pueda.

Aún así, considera que, "obviamente el diagnóstico hay que hacerlo con el paciente delante, por lo que muchas cosas las vamos a tener que ir viendo. Pero seremos los profesionales los que contactemos con esa persona y, tras hablar con ella, valoraremos si debemos vernos o dejar la consulta presencial para más adelante". Asimismo, apunta que "estos cambios que la población va a ir percibiendo poco a poco, a nivel de desplazados les va a costar mucho porque se van a complicar las atenciones" a personas que vengan de fuera. En esta línea, advierte que "el virus no ha desaparecido y no podemos estar de puertas abiertas. Si en cualquier establecimiento se están imponiendo unas medidas de seguridad en los centros de salud no puede ser menos".

Finalmente, considera que "aunque nadie se va a quedar sin atención, cuando una persona llame a un centro de salud se les cogerá el teléfono para que el doctor, la doctora o la enfermera contacte y le indique si debe ir o no a las instalaciones".

Etiquetas