Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

La suspensión de la Feria Taurina supondrá entre 2 y 3 millones de pérdidas de ingresos en Huesca

El empresario Alberto García está estudiando fórmulas novedosas para minimizar el impacto

La suspensión de la Feria Taurina supondrá entre 2 y 3 millones de pérdidas de ingresos en Huesca
La suspensión de la Feria Taurina supondrá entre 2 y 3 millones de pérdidas de ingresos en Huesca
D.A.

HUESCA.- El empresario Alberto García, director general de Tauroemoción, compañía que ha gestionado las dos últimas ferias de La Albahaca de Huesca, estima en una horquilla de 2,2 a 3 millones las pérdidas de ingresos en la ciudad por la suspensión del ciclo taurino dentro del conjunto de la programación de San Lorenzo.

Alberto García estaba preparando todos los pormenores para presentarse a la licitación por el Ayuntamiento de la Feria Taurina cuando se produjo la crisis sanitaria que ha obligado a la eliminación de las Fiestas de San Lorenzo. "Es triste porque, tras dos años de proyecto en Huesca, teníamos mucha ilusión y además es una pena para la ciudad: La Feria era un importante revulsivo económico dentro de las fiestas, que a su vez son un soporte importante para muchas empresas y sectores". Pone por delante que "la decisión es lógica seguramente. No deja de ser un riesgo importante pensar en otra alternativa porque la gente no se puede juntar en muchedumbres y nadie quiere pensar que se vaya a poner en peligro la integridad de la gente".

Este desenlace, afirma, puede representar "unos 2,2 o 3 millones de euros de pérdida de ingresos para la ciudad, porque siempre se calcula que redunda en tres veces la facturación en la Plaza de Toros, que son unos 750.000 euros en taquilla. La gente que va a la plaza consume, llega desde fuera y hay mucho oscense que antes come y después cena, que pernocta, que echa gasolina,… En fin, que gasta dentro de un ambiente muy alegre".

El empresario turolense alude a la situación conjunta del sector. "Las pérdidas son brutales. Nuestra actividad, al igual que otras de la cultura y el ocio, es muy estacional. Todo se produce entre marzo y octubre. Llevábamos seis meses sin actividad y este parón significa que, salvo pequeños parches, la parálisis va a ser des año y medio, en el que no van a entrar ingresos en las casas de los toreros, de los empresarios, de los muchos trabajadores… Los toros se van a quedar para carne en los casos en que se pasen de edad, y con los que todavía no sean cinqueños y puedan ser aprovechados nos juntaremos con una gran superproducción que tirará los precios por los suelos".

Afirma Alberto García que este corte abrupto en el sector debe servir también "para que seamos capaces de repensarnos, de reestructurarnos, de hacer autocrítica y de desembocar en una mayor unidad para salir más sólidos hacia el futuro. Si lo conseguimos, no habrá sido tan negativo este proceso, aunque en este sector tenemos mucha sensibilidad y estamos muy apenados por todo lo que está sucediendo".

UN NUEVO FORMATO

El director general de Tauroemoción ya había contactado con toreros y ganaderías para preparar San Lorenzo 2020, dentro de su gestión de 18 plazas, la última incorporación tan relevante como la colombiana de Cali.

Un volumen que es coordinado por un equipo fijo de 12 personas que, lógicamente, ahora están inmersos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. "Es uno de los perjuicios, como los de los muchísimos eventuales que contratamos en cada feria taurina".

En todo caso, el joven e inquieto empresario taurino está dando vueltas a nuevas ideas y formatos con los que reducir los daños económicos y los que va a sufrir la afición con la inactividad. "Estoy planificando proyectos de festejos reducidos, con aforos limitados y retransmitidos por las televisiones. Por supuesto que no concibo una corrida de toros a puerta cerrada, pero con apoyos sí podemos programar una temporada reducida, quizás más en pueblos que en ciudades, pero que pueda ser disfrutada por todos a través de la televisión y de los medios tecnológicos".

Etiquetas