Huesca

PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Arranque positivo en la hostelería pero con la incertidumbre del futuro

Los pocos negocios que reabrieron el interior tuvieron bastante movimiento pero la duda es si seguirá

Arranque positivo en la hostelería pero con la incertidumbre del futuro
Arranque positivo en la hostelería pero con la incertidumbre del futuro
V.L.

HUESCA.- La autorización para reabrir el interior de los bares y restaurantes no animó a muchos de los establecimientos hosteleros que llevan cerrados desde mediados de marzo y pocos se sumaron al listado de los que ya abrieron desde el 11 de mayo, cuando se permitió el uso parcial de las terrazas.

Como ya preveía la Asociación de Hostelería y Turismo, el número de establecimientos que se sumó este lunes a la reapertura fue escaso, aunque la ciudad recupera poco a poco su estampa habitual gracias a las terrazas que han ido abriendo desde el 11 de mayo. Una normalidad, eso sí, marcada por las mascarillas, las distancias de seguridad, los geles o la ausencia de objetos de uso común en las mesas, como servilleteros o aceiteros.

Entre los bares y restaurantes que este lunes reabrieron el interior, la opinión generalizada fue positiva, pero siempre enmarcada en la excepcionalidad del momento. Sin embargo, si la comparativa es respecto a la situación previa al estado de alarma, la actividad de la hostelería está bastante por debajo y, además, lo peor es la "incertidumbre" respecto al futuro, idea repetida por todos los hosteleros consultados.

De "aprobado" consideró Belén Castro, del Fontao, el primer día con el interior del local reabierto, aunque al 40 % -al 50 % a partir de este martes cuando se publique la orden de la DGA-. "El día ha sido tranquilo y hemos combinado (el servicio en el interior y la terraza) con el menú para llevar". El Fontao ya recibe llamadas para reservar el fin de semana, "pero no es el "overbooking" de otras épocas". De todas maneras, Castro se manifestó optimista y aseguró que "de esta saldremos".

El Antillón abrió anteriormente la terraza, en la que se ha trabajado "bastante bien", y el lunes la actividad en el interior "fue como un lunes, quizás algo menos". Borja López previó que el movimiento se vaya animando, pero también advirtió de que estas primeras semanas pueden ser "algo burbuja porque todos tienen muchas ganas de salir y hay menos bares abiertos".

Por ahora, y si todo sigue "como las semanas pasadas, iremos bien", pero López afirmó que "el futuro es incierto".

También Álvaro Gracia, del bar-restaurante Álvaro, declaró que las semanas desde el 11 de mayo han sido "muy buenas en la terraza. Se ha trabajado sin parar".

Ahora, con la incorporación parcial del interior, "la primera impresión es muy buena pero está la incógnita del futuro y hay que tener en cuenta que al principio todo el mundo quería salir tras 60 días encerrados".

Gracia también reparó en que aún es frecuente ver a clientes que no conocen las normas que deben seguir.

Otro negocio que reabrió el lunes el interior de su local fue el bar Candanchú. Las ganas de la gente de salir y volver a ver a amigos y familiares al rededor de una mesa se apreció en las sobremesas, alargadas hasta las seis de la tarde y más en algunos casos. "Se notaban las ganas", afirmó David Royo.

El local estuvo lleno pero, matizó Royo, "con el aforo actual" del 40 %. También la terraza tuvo animación e igualmente se sirvieron comidas en los veladores.

En resumen, un primer día "relativamente bueno pero para el estado actual". Si la comparación se hace con las semanas previas al estado de alarma, la valoración ya no es tan positiva: "Hoy he hecho un 40 % de caja de lo que hacía antes", manifestó Royo. Sin embargo, cree que el movimiento y la actividad irá a más conforme pasen los días.

"DÍA ESTUPENDO" EN EL COSO REAL

Las tiendas que no fueron consideradas de primera necesidad pudieron reabrir este lunes, tras más de dos meses, en los centros comerciales y grandes superficies. Hasta ahora, en estos lugares solo se permitía la apertura de comercios de primera necesidad, como alimentación, prensa, tiendas de animales o de telefonía.

Ana Delia Buisán, gerente del Coso Real, aseguró que esta reapertura fue "estupenda". "Ha ido muy, muy bien, y estaba tremendo de gente".

Con un aforo limitado y las obligaciones de las distancias y de circular por la derecha, las normas se respetaron. "La gente es muy colaboradora y alguno hay algo perdido, pero tenemos personal suficiente para indicarles", afirmó Buisán.

En cuanto a actividad comercial, la gerente del Coso Real afirmó que las tiendas que reabrieron este lunes tuvieron "mucho movimiento y se veía mucho trabajo. Por lo visto, les ha ido muy bien".

Etiquetas