Huesca

DESESCALADA

Un apoyo contra las adicciones durante el estado de alarma

Proyecto Hombre recupera la asistencia presencial después de un confinamiento en el que han realizado atenciones telefónicas

Un apoyo contra las adicciones durante el estado de alarma
Un apoyo contra las adicciones durante el estado de alarma
R.N.

Han sufrido el confinamiento a causa del estado de alarma por el coronavirus, como todos los ciudadanos, pero su teléfono no ha dejado de sonar durante este tiempo y ellos, los profesionales de Proyecto Hombre en la capital altoaragonesa, no han dejado de dar servicio a los usuarios que les han llamado por problemas de adicciones.

Durante este periodo han atendido más de un centenar de llamadas, un 20 % de ellas de nuevos usuarios y han tratado 5 casos de urgencia, que necesitaban ingreso en las residencias de la organización, algo que por la situación actual no ha sido posible. De ellos tres habían pasado ya por programas previos y dos son nuevos.

A dos personas además se les acompañó a urgencias, a una por problemas de salud mental y a otra por un brote puntual en el consumo de sustancias.

Y dentro del ámbito de las adicciones han detectado un incremento de consultas relacionadas con el juego, según ha explicado Elena Palacio, responsable de Proyecto Hombre en Huesca. Así, gracias a este equipo de profesionales, la atención psicosocial no ha cesado, solo que en lugar de realizarla en su local del número 18 de la calle Sancho Abarca de Huesca, se ha llevado a cabo a distancia.

"Nos han llamado familias diciendo que tienen hijos con problemas de consumo para abordar el tema y varios chicos que pedían ayuda para dejar de consumir sustancias como la cocaína", comenta Palacio, quien señala que ahora, coincidiendo con la fase de desescalada, se están retomando las atenciones presenciales.

Se trata así de unos pacientes pertenecientes a un colectivo, asegura Palacio, "muy vulnerable, que necesitan también de la parte de atención presencial, para ellos muy importante". Y es que poder estar frente a frente, permite así "trabajar más la parte emocional y afectiva", algo que ahora, con el regreso de las sesiones presenciales, se podrá retomar.

EN PROGRAMAS ESPECIALES

Esta vuelta a la sede, ubicada en pleno casco antiguo de Huesca, se está realizando de forma gradual, ya que en el citado local cuentan, recuerda Palacio, "con un espacio muy reducido, que requiere que no estemos muchos",

De esta forma, el equipo de psicólogos realiza las atenciones, mientras los voluntarios se dedican a atender y recibir a las familias . "Pero ahora estamos cuidando la norma de no concentrarnos muchos en un espacio cerrado, vamos a intentar atender a tres pacientes diarios e ir realizando turnos. Por la mañana estaremos dos compañeros y por la tarde otro compañero más con atención terapéutica" afirma Palacio.

Se trata por otra parte, durante estos días, de favorecer la reincorporación laboral de sus usuarios, ya que algunos regresan ahora de un ERTE y hay que favorecer así su inclusión a través del trabajo. Como en muchos otros negocios y locales dentro de esta llamada "nueva normalidad" también se han instalado mamparas de seguridad para atender a los pacientes y disponen de mascarillas y geles desinfectantes, personales y para aplicar en las superficies, junto a las infografías con los protocolos de seguridad. Además, es necesario pedir cita previa, llamando al 974 24 52 00 y las sesiones se harán más alargadas en el tiempo, de forma quincenal, en lugar de semanal.

EN PROGRAMAS ESPECIALES

Cuentan también con usuarios que acuden para cumplir con programas especiales, como medida alternativa al ingreso en prisión, por haber cometido algún delito, como violencia de género o conducción temeraria,

Aparte de las atenciones telefónicas, durante el estado de alarma, también han colaborado presencialmente con la labor que realizan otras organizaciones, como Cáritas o el albergue municipal habilitado en el Pabellón Río Isuela. Allí, han realizado atención psicológica dentro de los programas de adicciones y salud mental. Asimismo, ofrecen apoyo a pacientes del Hospital Santo Cristo de los Milagros de Huesca en tratamiento con metadona o con problemas de salud mental.

Asimismo, han realizado labores de apoyo en el centro del servicio de acompañamiento a menores extranjeros del IASS de la capital oscense. "Se trata de un perfil muy delicado, vienen con mucha vulnerabilidad social y desarraigo de su país, sin apoyo de las familias", afirma Palacio, que incide en que no se trata "de casos de consumo problemáticos y peligrosos", sino de adolescentes a los que es importante tratar. Durante el confinamiento han realizado además una encuesta en las redes sociales, para descubrir los niveles de adicción y uso, precisamente, de estos sistemas de comunicación, que ha contado con unas 500 respuestas.

Etiquetas