Huesca

LA NUEVA NORMALIDAD

Centros de día y hogares de mayores trabajan a medio gas

La asistencia se realiza con aforo limitado y prudencia frente al coronavirus

Charo se nos fue
Charo se nos fue
R.N.

HUESCA.- Centros de día y hogares de mayores de la provincia altoaragonesa trabajan actualmente a medio gas, con mucha prudencia y entre estrictas medidas de prevención ante la covid. Las entidades consultadas ayer por este periódico no pudieron evitar referirse a los brotes detectados en las comarcas de Cinca Medio, Bajo Cinca y La Litera, por lo que apostaron por retomar su actividad con cuentagotas. Todas se hicieron eco de las estrictas medidas de seguridad y organización destinadas a estos espacios hechas públicas por la DGA este sábado, unas normas que quieren seguir a rajatabla para proteger a sus usuarios y trabajadores.

Sergio Benabarre, director del Centro de Día de Arcadia, de la Fundación Agustín Serrate, explica que durante las diferentes fases de la desescalada la instalación fue tomando "medidas estrictas que luego se han ido flexibilizando". Antes de la pandemia este centro atendía a unas 80 personas, una cifra que se ha reducido actualmente a la mitad con la idea de "ir aumentando poco a poco la asistencia".

Por el momento, los usuarios ya pueden ir al centro de día a comer y a cenar, ya que hasta ahora se les ponían los menús para llevar para no hacer uso del comedor. El director comenta que el confinamiento ha supuesto para los usuarios de este centro de día "una merma de recursos asistenciales del 90 % ya que de disponer de esta oferta durante más de 12 horas al día pasaron a no tener casi ninguno y los que había eran por vía telefónica".

Dada la situación actual, el centro de día se está planteando llevar a cabo un servicio "de puertas para fuera, de manera que se hagan acompañamientos terapéuticos en domicilios.

También el centro de día de la Asociación Oscense Pro Salud Mental (Asapme) Huesca ha retomado su actividad pero con limitación de aforo y cita previa. Nuria del Río, presidenta de esta entidad, avanza que a partir de ahora la asociación va a comenzar a trabajar con grupos reducidos, de dos o tres personas, "según lo que nos permita el espacio", apunta.

Durante el estado de alarma, Asapme no dejó de prestar asistencia psicológica a sus usuarios, labor que mantuvo de forma personalizada. "Hemos adaptado las actividades de la entidad, como los talleres de estimulación cognitiva o de familia, a un encuentro a través de una plataforma virtual", explica.

La presidenta valora que "hasta que no tengamos una cierta seguridad con el covid vamos a ir trabajando con grupos reducidos", y añade que las instalaciones de esta entidad siguen todas las normas establecidas por las autoridades sanitarias.

Asimismo, desde el Centro de Día Terapéutico Nuloe indican que trabajan con tan solo seis usuarios. "Todas las medidas de prevención están relacionadas con mantener las distancias de seguridad, tanto en las terapias como en los descansos", señalan. Mascarilla y una higiene de manos muy regular tampoco faltan en este espacio que abrieron en septiembre dos emprendedoras y que espera sumar usuarios.

Por su parte, en el Hogar de Personas Mayores del IASS en Huesca, con 5.378 socios, se ofrecen solo los servicios de peluquería, podología y PAP, con cita previa. Lo mismo sucede en el de Barbastro, donde el resto de servicios habituales se incorporarán de forma progresiva sin que, por ahora, haya fechas. El anuncio de apertura de los centros de día y hogares solo despertó este lunes interés de consulta por parte de usuarios sin que hubiera nuevas actividades.

Etiquetas