Huesca

PLENO DEL AYUNTAMIENTO

El Consistorio de Huesca reclama refuerzo económico ante la crisis

El pleno pide que se pueda usar el superávit además de planes de financiación

El Consistorio de Huesca reclama refuerzo económico ante la crisis
El Consistorio de Huesca reclama refuerzo económico ante la crisis
P.S.

HUESCA.- Las necesidades impuestas por la crisis sanitaria y económica y la situación de incertidumbre general que genera la covid-19 fueron el denominador común del orden del día y los debates el primer pleno consistorial en la denominada oficialmente como "nueva normalidad". La Corporación aprobó por unanimidad sendas propuestas de los grupos de Ciudadanos y del PP para reclamar medidas que garanticen la suficiencia económica de los ayuntamientos.

La propuesta de Ciudadanos plantea medidas que relajen las rígidas normas a las que el Estado somete a las cuentas municipales como en el caso de la regla de gasto y que el Gobierno no sustraiga el superávit generado por las administraciones locales sino que libere su uso por parte de estas entidades. El objetivo es que las entidades locales dispongan de medios suficientes para afrontar una crisis sin precedentes en las últimas décadas.

La de los populares, reclama una inyección de 40.000 millones de euros a las corporaciones locales en varios programas con el mismo objetivo: asegurar que los ayuntamientos disponen del presupuesto necesario en esta situación.

Pero no fueron estos nos únicos puntos de la sesión relativos a las necesidades ante la situación crítica que vivimos. También se ocupó el pleno de aspectos relativos a la gestión del ingreso mínimo vital y, en concreto, a la posibilidad de que los ayuntamientos tengan que gestionarlos si así se convenia con el Gobierno central. Al Consistorio oscense le preocupa que tenga que destinar personal y medios a este fin y cómo puede financiarlos. El PP había presentado una propuesta de resolución en la que reclamaba que el Estado garantice los medios necesarios para evitar que se pongan en riesgo los programas sociales que presta u otras ayudas.

La moción fue aprobada con los votos del Partido Popular, Ciudadanos y Con Huesca. Por los proponentes, José Miguel Veintemilla dejó claro que la mejor política social es la creación de empleo, pero ante la perspectiva de tener que gestionar el IMV (a favor del cual votó el PP en el Congreso) se impone la necesidad de que el Estado transfiera fondos a los ayuntamientos.

Por Ciudadanos, María Eugenia Gabás advirtió que la gestión de la prestación puede suponer un "grave problema de personal" y advirtió de que el trabajo en esta materia llega ya a los servicios sociales municipales en materia de orientación, por ejemplo.

También voto a favor Con Huesca. Su portavoz, Pilar Novales, recordó que el Consistorio gestiona 27 programa sociales y que sus trabajadoras sociales tienen un cometido profesional que no es, desde luego, la gestión administrativa del IMV.

El PSOE se abstuvo, no tanto por el fondo de la propuesta como por el hecho de que entiende que el asunto debe sustanciarse en otros foros, como las conversaciones que puedan mantener el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias.

El edil de Vox, Antonio Laborda, votó en contra tras afirmar que el ingreso mínimo vital es una "paguita bolivariana" que desincetivará la búsqueda de empleo y creará un efecto llamada de inmigrantes.

La sesión tuvo el inédito escenario de la Diputación Provincial, con un salón más amplio que garantiza las distancias interpersonales, y en la presencialidad regresó la crudeza de la "vieja normalidad" en algunas intervenciones.

El pleno se fue a más de tres horas y media de duración debido a las propuestas de resolución y en la que se despidió Ana Alós. La exalcaldesa se despidió al inicio del pleno, tras haber subrayado su compromiso con la ciudad en una breve intervención y haber recibido los parabienes de los portavoces.

DISCREPANCIAS SOBRE LA PROGRAMACIÓN CULTURAL DEL CONSISTORIO

El apoyo al sector cultura de la ciudad ante el parón de actividad por la coronacrisis se ha convertido en uno de los objetivos del Ayuntamiento en esta semanas. Sin embargo, los grupos políticos mostraron este martes sus abiertas diferencias sobre la manera de afrontar el problema y, en concreto, la programación inmediata.

El Partido Popular había presentado una propuesta con medidas, una moción que fue rechazada con los votos del PSOE y Ciudadanos, en un no al que se sumó Vox aunque por motivos distintos, en este caso, porque este grupo entiende directamente que las prioridades son otras y destinar dinero a la cultura es un "trato de favor" que no está justificado.

El caso es que el PP, a través de la edil Teruca Moreno, criticó la programación recién presentada por el equipo de gobierno a la que achaca poca presencia de grupos locales, una crítica a la que añadió bajadas en aportaciones a festivales o acontecimientos culturales, cuando, dijo, a este fin se pueden destinar fondos que no se gastarán en las fiestas laurentinas.

El edil del ramo, Ramón Lasaosa, defendió la programación en la que -señaló- hay presencia oscense, aseguró que habrá incorporaciones en esta línea y advirtió de que el Plan Económico Financiero obliga a un control de las cuentas municipales que repercute también en Cultura.

Ciudadanos rechazó la propuesta por considerar que llega fuera de tiempo.

Sí la apoyó Con Huesca Podemos Equo. Su concejal Óscar Sipán señaló que "la cultura es un derecho y no un privilegio" y subrayó la necesidad de respaldar un sector importante para la economía.

Etiquetas