Huesca

SAN LORENZO 2020

Los oscenses viven con tranquilidad y espíritu laurentino las sobremesas

Los oscenses viven con tranquilidad y espíritu laurentino las sobremesas
Los oscenses viven con tranquilidad y espíritu laurentino las sobremesas
PABLO SEGURA

Los desayunos se han combinado con el vermut como manera de dar inicio a la jornada de este día 9 de agosto. La ausencia de fiestas y el no saber cómo iban a ser la ocupación de los establecimientos ha hecho que algunas personas haya decidido almorzar en casa y salir a la hora del mediodía a disfrutar de atípico ambiente de las calles oscenses.

"Hemos ido a almorzar a casa de una amiga", cuenta Andrea, sentada en una de las terrazas ubicadas en la Plaza de López Allué, donde durante a partir de las tres de la tarde ya se escuchaba algunos cantos clásicos de estos días. "Después, nos hemos ido a buscar un bar y nos hemos sentado a tomar algo sobre la una y aquí seguimos", explicaba en torno a las cinco de la tarde, mientras desde otra mesa les invitaban a responder a la voz de "Camarero, una de mero".

CLICA AQUÍ PARA VER IMÁGENES DEL 9 DE AGOSTO

Marios, gerente de la cervecería Berlín, contaba que el día había sido tranquilo, desde las 9.30 que han empezado a recibir personas para desayunar, y conforme "se han ido marchando, ha ido viniendo más gente para el vermut y para tomar alguna copa después de comer", añadía, esperando a ver cómo se comportaba la tarde hasta la 1 de la madrugada, hora a la que los establecimientos deben cerrar.

Clemente Ruiz, encargado del restaurante Hervi, contaba al final del servicio cómo el día "dentro de lo que cabe", había dio "bien, mejor de lo que se esperaba. Teníamos pocas reservas para los desayunos, un 50% menos de los previsto, pero luego se ha ido animando al mediodía", decía señalando la terraza con varias mesas todavía de sobremesa.

En ella estaba sentada María María Ferrer, que junto a sus hijas y sus padres habían almorzado en casa con una mezcla de tristeza y a la vez alegría. "Luego hemos salido con las crías", con la duda de "si hay poca gente nos quedamos, para cumplir las normas de distanciamiento". Ferrer, recalcaba que inevitablemente "San Lorenzo sigue estando presente. El ambiente está muy apagado. Es un día 9 triste, pero también se mantiene la alegría, mañana es San Lorenzo y eso se lleva muy dentro".

Etiquetas