Huesca

SAN LORENZO

El obispo de Huesca invita a cambiar las prioridades a raíz de la pandemia de coronavirus

Julián Ruiz Martorell preside la Misa de San Lorenzo y exhorta a una nueva relación con los demás y con la creación

El obispo de Huesca invita a cambiar las prioridades a raíz de la pandemia de coronavirus
El obispo de Huesca invita a cambiar las prioridades a raíz de la pandemia de coronavirus
P. S.

HUESCA.- El obispo de Huesca, Julián Ruiz Martorell, invitaba en la homilía de la Misa de San Lorenzo a una revisión de las prioridades de vida. Con la pandemia covid-19 como contexto y a partir de la figura del patrón de la ciudad, el prelado invitaba a “mirar con nuevos ojos”, una actitud que ha de incluir la revisión del estilo de vida, la relación con los demás y con la creación. “Nada sucede por casualidad”, afirmaba en la homilia el obispo, quien señalaba que todo acontecimiento está incurso en la historia de la salvación y en todos se manifiesta la divina providencia.

Así, la pandemia ha puesto de manifiesto “nuestra vulnerabilidad, la fragilidad de nuestras vidas”, que “ni lo sabemos todo, ni lo controlamos todo”. Por tanto, la pandemia puede ser una oportunidad para una reordenación de prioridades que incluya una relación con los demás basada en la compasión y la misericordia.

CLICA AQUÍ PARA VER FOTOS DE LA JORNADA

En el caso de San Lorenzo, esa nueva mirada -dijo- se dirigió a los pobres, de quienes fue testigo (significado primigenio de la palabra mártir). Invitó así a los oscenses a ser testigos al modo de Sam Lorenzo de quienes viven “en las periferias existenciales”.

El obispo presidió una Misa con aforo reducido por las normas sanitarias impuesta en la fase 2 de la covid. Menos de 200 personas cabían en la basílica. Estuvieron presentes representantes de la Cofradía de San Lorenzo, con su priora África Moyano al frente, y otras entidades religiosas de la ciudad. El Ayuntamiento optó por no acudir para evitar ocupar lugares que restaran asistencia a otras personas, se indicó desde el equipo de Gobierno.

En el altar mayor se ubicaron los símbolos de la basílica y el busto de San Lorenzo que veneran los oscenses durante la procesión de 10 de agosto y los días de la fiesta.

En el exterior, se valló el entorno de la basílica para evitar aglomeraciones. Agentes policiales controlaron la situación. Algunas personas esperaron en cola, con distancias y vigilancia para poder acceder al templo. La Cofradía se encargó del acceso. Entrada y salida se llevaban a cabo por diferente ruta, lo mismo que durante toda la mañana del día del patrón más triste para varias generaciones de oscenses.

La misa ha sido transmitida en directo por Huesca Televisión.

Etiquetas