Huesca

EMPRESARIOS

Pedro Lozano: "El gran reto de los jóvenes empresarios es construir un mundo mejor"

Presidente de AJE-Aragón, afirma que emprender es realmente duro

HUESCA.- Pedro Lozano es un icono del tejido empresarial aragonés, y no sólo por ser presidente de AJE Aragón, sino por su vocación de buscar caminos diferentes, ora disruptivos, ora creativos, pero siempre con los valores y la conciencia crítica como gran amalgama de toda gran labor. Los "makers" en lo más duro de la pandemia llevaron a este colectivo a la más alta consideración y aplauso. Y ahora, aunque emprender sea realmente duro, como asegura el responsable de Imascono, hay que aplicar la vacuna de "la revolución individual" para que oportunidades como la de la digitalización no se conviertan en amenazas por la desigualdad que puede auspiciar.

¿Los jóvenes empresarios, a través de AJE, han crecido en reconocimiento por su papel decidido en la pandemia—

Siempre digo que siento orgullo y admiración de cualquier joven que emprende una actividad empresarial, alcance la dimensión que alcance e incluso en el fracaso. Y este sentimiento se ha multiplicado con la acción de los jóvenes empresarios durante la crisis sanitaria. Su implicación y dedicación también ha sido merecedora -y es- de aplauso.

¿Cómo definiría y dimensionaría el papel de sus "makers" en la resolución de las graves carencias de material—

Ha sido fundamental, principalmente por la capacidad de adaptación e inmediatez que llevamos casi de forma innata en nuestro ADN. Individualizando en una persona, destacaría la labor de Esther Borao, ex socia AJE y actualmente directora general de Itainnova. Montó el grupo de Telegram de Coronavirus Makers el 12 de marzo por la noche y fue todo un éxito de inteligencia colectiva, otro concepto clave que nos caracteriza.

¿Cuáles son los grandes retos a los que se enfrentan los jóvenes empresarios ¿Ha cambiado el escenario con la pandemia—

El gran reto debe ser construir un mundo mejor, no tengo ninguna duda. Para ello debemos poner el foco en lo más importante de cualquier sociedad: los valores y la conciencia crítica. Confío en que una crisis de tal magnitud nos haga cambiar el chip y salir fortalecidos.

¿La digitalización les coloca en una posición preminente por su condición de nativos digitales—

Tanto la Generación Y (1980) como Z (1990) partimos de cierta ventaja para desenvolvernos en este mundo digital. Desgraciadamente la digitalización también supone infinidad de desigualdades, de ahí la relevancia del mensaje anterior: Lo más importante es el fin (construir un mundo mejor), no el medio (digital).

Turismo, servicios, construcción. Los pilares de siempre en España. ¿Tiene que cambiar estructuralmente nuestra economía—

Radicalmente, no nos queda otra como país si queremos ser competitivos en un mundo globalizado. En este sentido, debemos ser conscientes de que el pilar más importante es la educación. Como ciudadanos españoles tenemos que exigir a los grupos políticos una estrategia nacional y a largo plazo en materia de educación y digitalización.

Usted explota la creatividad y los nuevos caminos. ¿El actual paradigma es la carencia de paradigmas—

Diría que el actual paradigma es la infoxicación en la que vivimos, llena de noticias negativas, polémicas, morbo y polarización. Romper cualquier paradigma supone un pensamiento divergente. Y ese cambio debe partir de una "revolución individual". Cada uno de nosotros debemos mirarnos el ombligo y mejorar como ciudadanos, consumidores, empleados, padres...

Marca y reputación. Si no se fortalece la primera, ¿la segunda no llega porque nadie da duros a cuatro pesetas—

No somos conscientes del poder que tenemos como consumidores. Un ejemplo muy sencillo es el textil. ¿Cuántas personas que critican a Amancio Ortega son parte del problema consumiendo "fast fashion" La reputación de una marca deben ser sus valores y acciones, no su tamaño y facturación.

La liquidez es el gran problema de las empresas. ¿En los jóvenes empresarios se cumple esta máxima—

En general la cultura española se caracteriza por una elevada aversión al riesgo, lo que supone dificultad en el acceso a financiación de los jóvenes empresarios y, en consecuencia, afecta negativamente a nuestra competitividad mundial. El valor actual de Apple, Facebook o Amazon roza o supera el PIB de España, debemos fomentar e invertir en innovación.

¿Cuál es la audacia que tiene que mostrar hoy un joven empresario sin necesidad de caer en el frikismo -o sí-—

Ligado a la anterior respuesta, necesitamos evolucionar como sociedad y tener una mentalidad mucho más abierta al cambio. Aceptar lo diferente y disruptivo. Solemos asociar friki con algo negativo, pero la realidad es que este término acompaña a la mayoría de personas que han cambiado el mundo.

¿Cuál es el mensaje más efectivo para convencer a cualquier emprendedor de que no desfallezca—

Aunque me duela decirlo, a veces lo mejor es parar. Más vale una retirada a tiempo que un endeudamiento de por vida. Como presidente de AJE, siento la responsabilidad de trasladar la cruda realidad: emprender es realmente duro.

¿El viejo aforismo de que la unión hace la fuerza funciona en el individualista mundo de hoy ¿La colaboración o la cooperación es discurso de viejos idealistas—

Todo es cuestión de educación y valores. Puede parecer que vivimos en una sociedad más individualista pero creo que es parte de esa infoxicación. Tenemos numerosos ejemplos, para mí el más importante es AJE. Una organización colaborativa donde conviven de forma altruista empresarios jóvenes y sénior.

Después de hallar la vacuna contra el coronavirus, ¿qué otras vacunas necesitará nuestra economía—

La vacuna de la "revolución individual", término que tomo prestado de Luis de Cristóbal, amigo y creador de la iniciativa Repueblo. Construyamos un mundo mejor partiendo de nosotros mismos e influyendo en el entorno que nos rodea. Pequeños gestos, grandes cambios.

Etiquetas