Huesca

VIVIENDA

La morosidad crece un 10 % en las comunidades de vecinos de Huesca

La difícil situación económica de muchas familias eleva los impagos de cuotas

La morosidad crece un 10 % en las comunidades de vecinos de Huesca
La morosidad crece un 10 % en las comunidades de vecinos de Huesca
P.S.

HUESCA.- A las comunidades de vecinos de la capital altoaragonesa no les cuadran las cuentas. Las dificultades económicas que atraviesan muchos oscenses debido a la pandemia de la Covid-19 ha provocado que los impagos de las cuotas de la comunidad crezcan un 10 % respecto a la situación previa al estado de alarma.

Guillermo Vizán, representante de la Junta de Gobierno territorial de Huesca del Colegio de Administradores de Fincas de Aragón, aporta este dato y achaca el incremento a la situación actual que ha dejado sin ingresos y sin trabajo a muchas familias.

Y aunque este porcentaje se eleva hasta un 50 % según los datos que maneja el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas (CGCAE), Guillermo Vizán defiende ese 10 % ya que en Huesca la situación no es tan grave como en otras capitales.

Desde la CGCAE aseguran que antes de la pandemia en torno al 35 % de las fincas contaba con algún vecino moroso, una cifra que puede crecer ante la incertidumbre económica que despierta el coronavirus.

Guillermo Vizán destaca además las medidas sanitarias y de higiene tomadas en las comunidades de vecinos de la capital altoaragonesa.

"Hay que acentuar todas las medidas de distanciamiento social. Los ascensores solo puede utilizarlos una sola persona en cada viaje y sobre todo hay que fortalecer lo que es la limpieza habitual de todas las zonas y elementos que pueden ser más susceptibles de ser tocados por el resto de vecinos, como por ejemplo los botones del ascensor, los pomos de las puertas y todo aquello que pueda suponer un riesgo de contagio", explica.

Además, el Colegio de Administradores de Fincas de Aragón trabaja con empresas especializadas que realizan fumigaciones en ocasiones puntuales de todos los edificios, "con productos que no son lejías sino hipocloritos y otros más potentes".

Este tipo de acciones, explica, se han estado llevando a cabo desde que se desató la pandemia de coronavirus para velar por la seguridad de los residentes en cada bloque de viviendas.

Este servicio, importante en los tiempos que corren, supone un sobrecoste para los gastos de la comunidad, "pero los vecinos ven bien que se invierta en todo lo que sea seguridad y que vele por su salud, y tampoco es una inversión excesiva", apunta.

Guillermo Vizán comenta que en algunos edificios de viviendas de la capital oscense se ha registrado algún brote de coronavirus, "por lo que hemos tenido que actuar de una manera más especial e intensa".

En este sentido, plantea además que desconoce que la pandemia haya causado algún tipo de problemas de convivencia entre vecinos debido al incumplimiento de las medidas sanitarias.

A la hora de actuar frente a los morosos que no pagan sus cuotas de la comunidad, Guillermo Vizán plantea que "la ley es igual con pandemia que sin pandemia. El procedimiento legal que hay que llevar a cabo es igual que el de hace seis meses, otra cosa será que la propia comunidad quiera tener algún tipo de tratamiento especial con la persona que debe dinero porque su situación ahora es delicada". En este caso, explica, es posible aplicar algún tipo de aplazamiento en el pago, teniendo en cuenta las circunstancias personales.

Finalmente, plantea que los administradores de fincas son un servicio esencial. "No hemos parado de trabajar a pesar de la pandemia porque hay una serie de servicios que hay que seguir dando", y prefiere mostrarse optimista y confiar en que los niveles de morosidad no sigan en aumento.

Etiquetas