Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

"La vuelta al cole será con miedo pero será, porque los niños lo necesitan"

Almudena Pérez e Inma Javierre, enfermera y profesora, respectivamente, insisten en la necesidad de ser responsables como padres para asegurar aulas libres de coronavirus

"La vuelta al cole será con miedo pero será, porque los niños lo necesitan"
"La vuelta al cole será con miedo pero será, porque los niños lo necesitan"
S.E.

HUESCA.- La incertidumbre es mayúscula entre los padres oscenses, que dudan de si la vuelta al colegio será segura, si será obligatoria, si será el día 8, si les favorecerá la conciliación, si será presencial, si durará más de quince días...

Son decenas las preguntas que se hacen los padres con hijos en edad escolar y, a unas semanas del regreso a la aulas, las dudas siguen latentes porque no ha sido hasta ahora cuando Educación del Gobierno de Aragón se ha puesto manos a la obra.

"En mi opinión, la vuelta al cole será con miedo pero será, porque los niños lo necesitan y los padres, también". "Como madre, lo que más me preocupa es cómo va a ser y, como sanitaria, la pongo en duda, cuando veo los rebrotes que está habiendo, dudo sobre si van a volver", comenta Almudena Pérez, madre de dos niñas, Alejandra de 8 años y Paula de 11, y enfermera en el Hospital San Jorge de Huesca.

Asegura que la situación a estas alturas del verano es de miedo ante la pandemia de la covid pero defiende la necesidad de los chavales de regresar a las aulas, "necesitan a sus compañeros y amigos, a sus profesores y sus rutinas". "A mí personalmente -explica Almudena-, me dicen mis hijas: Mamá quiero ir al cole, y lo mismo sus amigos, están deseando volver, pero escuchas a las autoridades y todo apunta a que los niños son el foco de transmisión más grande y eso hace que te plantees si es buena idea". Esa misma cuestión se plantea Inma Javierre, profesora interina de Secundaria, y madre de dos niños, Sergio, de 6 años, que empezará este septiembre primero de Primaria y Jorge, de 1 año, que "tal como están las cosas, no va a ir a la guardería, estará con abuelos mientras se pueda".

Como casi todos los padres, no tienen muchas noticias sobre el inicio del curso. "Sé lo mismo que los demás", dice Inma, que "no hay medidas concienzudas, ni concretas aún, no sé si habrá mamparas o hidrogel en las clases". Critica que, "de momento, no han aportado medidas eficaces" y reprocha que "han tenido todo el mes de julio para organizarse en los centros pero no han podido porque los equipos directivos no han recibido ninguna directriz, algunos, incluso han dimitido".

Según su experiencia, comenta que ve "poco probable que el día 8 esté todo en orden para abrir los colegios con seguridad" porque "ahora están de vacaciones hasta el 1 de septiembre y, entonces, tendrán que adoptar un montón de medidas, comprar el material, buscar presupuestos... por eso imagino que igual la fecha de Primaria la tienen que retrasar, la de Secundaria, no creo".

Indica Inma que, a día de hoy, se trabaja con normalidad; "los funcionarios han elegido destino pero llegarán a los centros y veremos qué pasa".

En su opinión, el problema se solucionaría con "más maestros, bajando la ratio, lo que en algunos casos llevaría a que las aulas se trasladasen a barracones o con más medios telemáticos". En este aspecto, Inma considera que hay muchos elementos a mejorar. En Secundaria, se plantean que el curso sea semipresencial pero "no sé con qué medios porque hasta ahora cada alumno y cada profesor debía tener su ordenador y su conexión a internet en casa, pero no es justo". Al hilo de lo cual, Almudena desvela que en su caso eran necesarios dos equipos porque "coincidían muchas de las horas de las tutorías" y opina que "no se puede exigir eso a las familias".

Del mismo modo, coinciden en que las clases presenciales funcionan mejor y, a pesar de las dudas que les asaltan, ambas apuestan por el regreso a las aulas manteniendo todas las medidas de seguridad.

"No hay duda de que los niños han sido los grandes héroes durante el confinamiento, han demostrado ser muy responsables, han entendido la situación, cada uno según su edad, y actuarán muy bien en los colegios", asegura muy convencida Almudena. Tras la experiencia de sus hijas y los amigos de éstas, tiene claro que "nos demostrarán que los niños no son el gran vehículo de contagio como se dice".

En el caso de Inma, también defiende que "los niños lo han interiorizado muy bien, lo vimos en el confinamiento, que se adaptaron perfectamente a la situación aunque a última hora ya se hacía más difícil, pero por los padres. Por ejemplo, en mi caso estuve desde marzo hasta junio sin dormir apenas porque empleaba las noches para trabajar".

Almudena se muestra muy positiva: "Los niños lo harán muy bien" y defiende Inma que son esponjas de aprendizaje y hacen lo que ven y se les muestra, por ese motivo, hace hincapié en la necesidad de enseñarles a lavarse las manos y tantas veces como sea necesario, además insiste Almudena en que pueden jugar y hasta correr con la mascarilla, como hacen Alejandra o Sergio, según sus madres -"los rebeldes somos los adultos"-, y destaca que en las clases deberá haber espacio suficiente entre alumnos, "tal vez dejando una mesa vacía entre medio". "Pero si las aulas son pequeñas habrá que repartir a los niños en varias, con lo que eso supone", afirma Inma.

Como trabajadoras les preocupa qué harán si se cierra una clase porque "es un desconocimiento total", dice Almudena, pero "como sanitaria sé que dejar a los niños en casa no es la solución a la pandemia".

"Lo que hay que hacer es ser padres responsables", indican ambas. "Hay que enseñarles a mantener las medidas de higiene y no llevarlos al colegio si tienen fiebre, como se hacía, porque cerrarán el aula, para estos casos deberán establecer un protocolo que indique cómo debemos actuar y, sobre todo, tenemos que acostumbrarnos porque este virus viene para quedarse", augura Almudena.

Etiquetas