Huesca

GENTE DE AQUÍ

José Luis Estallo Lacasta: "El diálogo es necesario, hay que unir para hacer bien las cosas"

Ha ocupado durante décadas puestos de representación del empresariado, desde donde ha trabajado por los intereses de la provincia, y es Presidente de Honor de Ceos-Cepyme Huesca

José Luis Estallo Lacasta: "El diálogo es necesario, hay que unir para hacer bien las cosas"
José Luis Estallo Lacasta: "El diálogo es necesario, hay que unir para hacer bien las cosas"
S.E.

HUESCA.- Durante décadas no ha habido reunión empresarial, cumbre, feria, junta... que no contara con la presencia de José Luis Estallo Lacasta (Triste, 1941), que allí donde ha estado ha trabajado por avanzar a través del diálogo y la unión por la defensa de los intereses de la provincia. Comerciante de éxito en la capital oscense, ha cultivado también la faceta social unida a su profunda religiosidad.

Cuando tenía cuatro años, sus padres se trasladaron de Triste a Jaca, donde regentaron el Bar La Peña, en la calle Mayor, y él estudió en las Escuelas Pías y después Comercio en el Instituto Mercantil de Zaragoza. En 1961, su tío amplió con electrodomésticos, menaje y muebles de cocina la Ferretería La Llave, que había creado en 1945 en la oscense calle Alcoraz, y fue cuando se instaló en Huesca la familia de José Luis para incorporarse al negocio. Siguió creciendo, y sin espacio para más ampliaciones en 1977 se trasladó a los bajos del primer edificio construido por José Cabrero en la avenida Monegros -del que su padre era promotor-, ya como Ferretería Estallo y bajo la gerencia de José Luis, "aunque yo hacía de todo", subraya.

El buen trabajo (que fue reconocido en 1988 con el Master de Popularidad concedido por Master Barometer Association y el Premio Cúspide al Prestigio 1997 por The International Cúspide Certificate) hizo que avanzara con otro local pegado en Doña Sancha y una sucursal en Juan XXIII. El secreto, "trabajar con ilusión, hacer cada día un poco más y tratar de dar el mejor servicio a todos los clientes, que eran también amigos", máxima que ha mantenido hasta 2018, cuando culminó su "jubilación activa". También la unión familiar en la empresa ha sido clave.

Su vida gira en torno a la familia, y recuerda como los momentos más emocionantes de su biografía el día de su boda con Tere Sarasa, el nacimiento de su hija María y cuando ésta se licenció en Comunicación y Publicidad por la Universidad de Salamanca.

En unir recala la fuerza y José Luis Estallo, que no ha dejado de impulsar ese encuentro en los gremios, participó en la gestora fundadora de la Asociación de Comerciantes de Huesca en 1992. "Teníamos que estar todos juntos. Se estaban promoviendo las autovías del Somport y Lérida-Pamplona, y se veía que Huesca era un punto neurálgico y que podría crecer mucho", pero llegó la crisis industrial y todo se torció. "Se perdieron mil puestos de trabajo y prácticamente todas las empresas grandes de Huesca. Fue un golpe muy fuerte para la ciudad", recuerda, e imagina qué hubiera sido si se hubieran podido mantener esos empleos a los que se hubieran sumado otros nuevos en la recuperación.

En aquel 1992 era tesorero de la Federación de Empresarios de Comercio de la Provincia de Huesca, entidad que presidió desde 1995 hasta que en 2003 fue elegido para representar a todo el empresariado provincial. Presidió la Confederación de Empresarios de Huesca (Ceos-Cepyme) hasta 2007. A nivel regional, fue vocal de la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA) de 1995 a 2016, tesorero desde 2002 y en 2003 accedió a la vicepresidencia hasta 2007. En 2003 fue nombrado tesorero de la Fundación CREA y sigue siendo patrono. Su labor en el asociacionismo empresarial incluye también sus puestos de vocal de Cepyme Aragón y de Huesca desde 1996, del Comité Ejecutivo (2003-2009) y es patrono de la Fundación Transpirenaica desde 2008. Asimismo, ha sido tesorero de la Cámara de Comercio de Huesca (1998- 2002) y vocal (2010-2018). Firmó con los presidentes de Zaragoza y Teruel la creación de la Confederación de Empresarios de Comercio de Aragón, en la que fue vicepresidente desde 1995 a 2003. Una larga trayectoria que no se queda en la representación. "Donde he estado me ha gustado trabajar, ayudar, colaborar, y siempre al tanto de que estuviera todo bien", lo que explica también su amplia labor como tesorero. Y con una apuesta clara por el diálogo social. "El diálogo es necesario para todo. Hay que unir los pensamientos para que se puedan hacer bien las cosas", afirma.

Su trayectoria ha sido reconocida con el premio de la Excelencia Empresarial de 2007 de la Cámara de Comercio, y ese mismo año fue nombrado Presidente de Honor de Ceos-Cepyme. La Asociación de Comerciantes de Huesca y la Federación también le rindieron homenaje, y ha obtenido varios títulos de Altoaragoneses del Año del Diario.

La Cumbre Empresarial que acogió Huesca en 2003 con empresarios de Aragón, Navarra y Aragón por la autovía y las jornadas Huesca Empresa en Jaca, Fraga, Monzón y Huesca son algunos de los hitos en el camino, como el homenaje en Monzón a las industrias que empujaron la actividad económica. Promovió también el Premio Empresa Huesca en 2006 con el IAF.

Una larga trayectoria que complementa con su acción social. En 1965 fue nombrado responsable del turno de San Juan Bosco de la Adoración Nocturna en los Salesianos y presidente de la Adoración Nocturna Española de Huesca desde 1986. Fue prior de la Real Cofradía de Caballeros de San Lorenzo (2003-2005) y miembro de la junta durante ocho años. En la Cofradía del Santo Cristo de los Milagros ha sido prior, viceprior, vicesecretario y actualmente secretario.

Destaca actos vividos como la Vigilia Nacional de Acción de Gracias por la Beatificación de El Pele en Barbastro y los Encuentros Interdiocesanos en Huesca y Monzón, con el obispo Juan José Omella.

Lo que se queda para siempre es "la buena relación que he tenido y mantengo con multitud de personas, el enriquecimiento que ha supuesto para mí".

Etiquetas