Huesca

TODOS LOS SANTOS

La pandemia incrementa en un 30,37% las incineraciones en el cementerio de Huesca

La pandemia incrementa en un 30,37% las incineraciones en el cementerio de Huesca
La pandemia incrementa en un 30,37% las incineraciones en el cementerio de Huesca
P. S.

HUESCA.- La pandemia de coronavirus ha aumentado en un 30,37 % las incineraciones realizadas en el cementerio municipal de Huesca, donde de enero a octubre de 2019 se llevaron a cabo 349 cremaciones frente a las 455 registradas este año en ese mismo periodo.

A estas cifras hay que sumar otros 207 enterramientos sin incineración en nicho en lo que va de 2020, por lo que en los diez primeros meses del año el camposanto se ha hecho cargo de 662 difuntos, frente a los 564 de 2019, un 17,37 % más. 

CLICA AQUÍ PARA VER IMÁGENES DEL DÍA

Estos datos se han puesto de manifiesto durante una visita llevada a cabo por la corporación municipal al camposanto con motivo de la celebración de Todos los Santos, que en esta ocasión ha brindado un recuerdo especial a todos los oscenses fallecidos por la pandemia de la Covid-19. 

El cementerio municipal de Huesca ha registrado esta mañana una afluencia de visitantes mucho menor a la que suele ser habitual en la festividad del 1 de noviembre

Quienes se han acercado al camposanto han respetado las indicaciones establecidas para el control de entradas y salidas, con accesos delimitados por vallas amarillas, y han utilizado los geles hidroalcohólicos distribuidos por el recinto en escaleras y espacios comunes, que se van a mantener mientras dure la pandemia.

Representantes del Ayuntamiento oscense han homenajeado, como cada año, a todos los habitantes de la ciudad fallecidos y a otros oscenses especialmente ilustres que perdieron su vida por las libertades.

Tras una eucaristía oficiada por el obispo de Huesca, Julián Ruiz Martorell, los representantes del Consistorio se han dirigido a la gran cruz enclavada en la parte central del cementerio, donde se ha depositado una corona de claveles en recuerdo de todos los oscenses fallecidos.

El osario, el lugar donde reposan los restos de los difuntos no reclamados por nadie, ha sido el siguiente punto del itinerario y allí todos los concejales han arrojado pétalos de rosas. 

Posteriormente, la comitiva ha visitado las tumbas del general Manuel de las Heras, Mariano Carderera o Fermín Galán, en el cementerio civil.

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, ha comentado que si bien hace justo año el Consistorio anunciaba en esta fecha la “excelente noticia” de la llegada de Amazon a la ciudad, “en esta ocasión la situación nos ocupa y nos preocupa a todos, tanto a los ciudadanos como a los responsables institucionales la situación de pandemia que está viviendo el mundo, y también nuestro país y nuestra ciudad”.

El acto celebrado este domingo en el camposanto, ha dicho, ha sido en reconocimiento de las personas que están en este cementerio y a las familias y enfermos que han fallecido por el coronavirus”.

Asimismo, Luis Felipe ha querido agradecer a toda la ciudadanía su responsabilidad en el seguimiento de las indicaciones dictadas desde el Consistorio para evitar aglomeraciones en el cementerio, en una jornada tan significativa como la de Todos los Santos.

“La afluencia al camposanto es mucho menor que la de otros años porque durante los días previos las familias han rendido homenaje a sus seres queridos. Quiero dar las gracias por ello a los oscenses y espero que pronto podamos superar esta difícil situación”, ha manifestado.

El alcalde Huesca ha destacado que este sábado hubo mucho público en la calle debido al confinamiento perimetral de la ciudad y al buen tiempo, con una parte “mayoritaria de comportamiento responsable”, si bien la noche de Halloween dejó algunas sanciones impuestas por la Policía Local a ciudadanos y a algún establecimiento.

“Estamos en esa vigilancia para que todo el mundo sigamos las recomendaciones sanitarias. El virus está entre nosotros y por lo tanto tenemos que ser responsables”, ha comentado Luis Felipe, que ha apelado de nuevo a la responsabilidad de todos. 

Por su parte, el concejal de Cementerios, Roberto Cacho, ha manifestado que la celebración de este año de Todos los Santos ha tratado de llamar a la conciencia de los ciudadanos para evitar grandes aglomeraciones.

La prudencia demostrada por los oscenses ha propiciado que se hayan respetado los aforos. "Se han tomado unas medidas de seguridad para que todo el mundo pudiera estar mejor, con un refuerzo, además, de limpieza en el cementerio".

Roberto Cacho ha sseñalado que actualmente el cementerio se aproxima a la media de enterramientos e incineraciones que se registraban antes de la pandemia de la Covid-19.

"Esas cifras que se nos dispararon en la primera ola, en los meses de marzo y abril, no se han vuelto a recuperar, y esperemos que con la conciencia de todos de hacer las cosas bien se logren avances, dentro de todo el desconocimiento que nos rodea respecto al virus", manifestó el concejal.

En el caso de que la segunda ola de la pandemia provocara otro aumento de defunciones en la capital altoaragonesa, Roberto Cacho ha comentado que no cree que haya que construir nichos de manera urgente. Desde este punto ha añadido que se espera seguir el plan de ampliación del cementerio y que la última construcción de 216 nichos efectuada este mismo año se adelantó "por si acaso" debido a la pandemia.

Respecto al número de incineraciones registradas en los diez primeros meses del año de 2019 ha puntualizado que en ese momento la capital altoaragonesa disponía del único crematorio de la provincia, por lo que también se recibieron fallecidos de otras localidades oscenses próximas y también de Zuera.

Este año, con otros dos hornos crematorios abiertos en Barbastro y Sabiñánigo, las incineraciones en el cementerio municipal de la capital altoaragonesa se han elevado pese a ello a las 455 anteriormente mencionadas, frente a las 349 de 2019.

Las cifras expuestas evidencian un destacado repunte en la actividad de este servicio provocado por la pandemia de coronavirus y su índice de letalidad en la provincia.

El concejal de Cementerios recordó que en la anterior ola de la pandemia se llegaron a efectuar hasta diez cremaciones en un solo día en las instalaciones del cementerio municipal de Huesca.

Cabe recordar que en las semanas más duras de la pandemia, del 24 de marzo al 8 de abril, se incineró a 40 personas en el cementerio de Huesca con coronavirus.

Actualmente, la media se sitúa a unas 55 incineraciones al mes, de difuntos fallecidos por diversas causas.

Etiquetas