Huesca

SEGUNDA OLA DE CORONAVIRUS

Los centros deportivos de la provincia de Huesca reivindican que "el deporte debería considerarse esencial"

La decisión de cerrar los gimnasios y centros deportivos de la comunidad genera descontento entre los usuarios, ya que estar en forma ayuda a hacer frente al coronavirus

Los centros deportivos de la provincia de Huesca reivindican que "el deporte debería considerarse esencial"
Los centros deportivos de la provincia de Huesca reivindican que "el deporte debería considerarse esencial"
P.S.

HUESCA.- Este jueves fue el último día para poder practicar ejercicio físico en centros deportivos; a partir de este viernes, quien quiera realizar deporte tendrá que hacerlo al aire libre. Así lo establece el Boletín Oficial de Aragón publicado en la tarde de este jueves a raíz de la decisión del departamento de Sanidad que tiene como objetivo frenar los contagios por coronavirus. En él se indica que los establecimientos no esenciales deberán cerrar a las 20:00 horas, pero sin embargo, los gimnasios y centros deportivos no podrán abrir.

"No entendemos esta medida, no sabemos por qué los bares pueden abrir pero nosotros no", es lo que declara Clara Coiduras, gerente del centro deportivo J10, quien indica que se ven obligados a cerrar mientras que se ha demostrado que la tasa de contagios en los gimnasios es muy inferior a la de otros lugares.

"Son los propios usuarios quienes piden que nos consideren actividad esencial", apunta la gerente, ya que considera que si algo puede hacer la población, además de cumplir con las medidas sanitarias como llevar la mascarilla y el higiene constante, es fortalecer el sistema inmunológico lo máximo posible, "y esto se consigue realizando actividad física", explican desde el gimnasio J10.

La práctica de ejercicio, además, ayuda en el caso de los pacientes contagiados por covid, ya que "estar en una correcta forma física hace que los síntomas sean más leves", defienden. Así mismo, otro de los ámbitos que se está viendo muy afectado por la pandemia y sus consecuencias es la salud mental, y es precisamente el deporte, ya sea individual o colectivo, lo que sirve de "vía de escape y de desconexión" a los ciudadanos, insiste Coiduras.

Del mismo modo, muchos usuarios de este gimnasio se están preparando las pruebas físicas de oposiciones y con el cierre "los dejamos tirados, cuando el ejercicio es parte de su formación", denuncia la gerente.

"Alguien nos tendrá que explicar esta medida", repiten desde la dirección, quien indica que el J10 está constantemente ventilado, además, gracias a que cuentan con una máquina de Co2, el aire del interior del establecimiento es de alta calidad, y añade que "esta medida está dando la razón a todas aquellas personas que nos han estigmatizado sin conocimiento de cómo se está trabajando en los gimnasios".

Por todo ello, "los usuarios están muy enfadados porque ellos se sienten muy seguros y consideran que el Centro cumple con todas las medidas", informa Coiduras, quien además lamenta que son muchos los usuarios que tienen problemas de espalda, y la natación es la única manera de aliviar los dolores.

En lo que respecta a los trabajadores y el futuro del gimnasio, desde la dirección comunican que lamentablemente, tendrán que mandar a los monitores al Erte de nuevo, y que esperan recibir algún tipo de ayuda por parte del Gobierno, ya que "al cerrar dos veces en seis meses, no sabemos si vamos a tener capacidad para volver a abrir en un futuro".

Esta medida enfada todavía más a los centros de pádel de la ciudad, ya que las pistas se encuentran dentro de grandes naves industriales y en el caso del X3 Indoor Huesca, sólo se admiten un máximo de 20 personas en su interior, cuatro por cada una de las pistas.

"Deberían haber tenido en cuenta las características de cada centro deportivo antes de cerrarlos todos", señala Daniel Ibáñez, responsable de este centro, quien además indica que en su establecimiento se cumplen todas las medidas sanitarias, hay una ventilación constante y cada usuario que accede a las pistas tiene que llevar a cabo labores de desinfección tanto de manos como de las suelas de las zapatillas.

"Tenemos que asumirlo, no queda otra", expresan desde el centro, "pero el pádel es un deporte en el que los jugadores no tienen contacto entre sí, es uno de los deportes que menos riesgo tiene de contagio, son muy pocos jugadores y no se acercan a menos de dos metros", defiende Ibáñez.

Además, esta situación les viene en un momento en el que se estaban recuperando económicamente. "Pasamos una situación muy mala con el primer confinamiento, y ahora la respuesta de la gente ha sido muy buena, necesitan ratos de ocio, deporte y desconexión", apunta el responsable.

De igual manera, desde que se conoció la decisión del Gobierno de Aragón de cerrar los gimnasios y centros deportivos, las redes sociales de los diferentes establecimientos de la comunidad se llenaron de publicaciones en las que hacen referencia al bajo número de contagios en ellos - según el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias el 0,28% del total en España- bajo el lema "No somos parte del problema, somos parte de la solución". Y recriminan al Gobierno que el deporte fue elegido como una de las diez áreas clave para la recuperación de los enfermos de covid, pero en cambio, es uno de los sectores que primero sufre las medidas por no ser esenciales.

Etiquetas