Huesca

CRISIS ECONÓMICA

El comercio de Huesca pide ayudas antes de que el descenso de las ventas vaya a más

El sector estima buena opción el cierre a las 20 horas para los no esenciales

El comercio de Huesca pide ayudas antes de que el descenso de las ventas vaya a más
El comercio de Huesca pide ayudas antes de que el descenso de las ventas vaya a más
R.G.

HUESCA.- La reciente norma impuesta por el Gobierno de Aragón para frenar la transmisión del coronavirus que obliga a cerrar a las 20 horas a los establecimientos no esenciales ha causado un impacto moderado en el comercio oscense.

Susana Lacostena, presidenta de la Asociación de Comerciantes de Huesca, comenta que esta limitación afecta al sector porque hay establecimientos que cierran a las 20:30 horas, "pero me parece muy buena opción antes que confinarnos a todos".

Como presidenta de la asociación, indica que esta medida obligará a hacer algunos reajustes en estos locales. "Con tal de tomar alguna medida antes de decretar el confinamiento domiciliario me parece bien, no sé si con esa media hora habrá alguna afectación pero bueno, como todo lo demás estará cerrado, no quedarán muchas alternativas en la ciudad y la gente se irá a casa", valora.

Desde este punto plantea que si con estas pequeñas medidas se logra contener la curva creciente de contagios, "los comercios perderemos media hora, pero al menos estaremos abiertos".

Actualmente, el comercio presta servicio con un límite de aforo del 25 % en su interior.

"El sector ha dejado de vender bastante. Para las primeras necesidades sigue habiendo actividad pero para el resto no se compra. Los ciudadanos tienen miedo y salen menos a la calle, además, en ningún sitio se escucha un mensaje optimista", plantea.

En este sentido, comenta que la posibilidad de que se decrete un confinamiento domiciliario provoca que los consumidores frenen la adquisición de productos del sector textil y el calzado. "La situación no invita a mover la economía", plantea.

Asimismo, como propietaria de una agencia de viajes, expone que los confinamientos perimetrales, a nivel de las tres capitales aragonesas, las provincias y también la Comunidad han dinamitado el turismo.

"No se viaja absolutamente nada, no se puede ir a ningún sitio. Para hoteles y agencias de viajes esto es lo que nos faltaba, un desastre absoluto", lamenta Susana Lacostena, que pide a su vez ayudas para estos sectores y, por supuesto, para el del comercio, del que es presidenta.

"Creo que saldremos adelante, pero el Gobierno tiene que estar ahora para eso, para ayudar. Solo queremos eso", concluye la presidenta de la asociación.

Etiquetas