Huesca

SEGUNDA OLA DE CORONAVIRUS

El exceso de mortalidad en la provincia de Huesca supera al registrado en la primera ola de coronavirus

El exceso de mortalidad en la provincia de Huesca supera al registrado en la primera ola de coronavirus
El exceso de mortalidad en la provincia de Huesca supera al registrado en la primera ola de coronavirus

HUESCA.- El exceso de mortalidad en la provincia se ha vuelto a disparar en las dos semanas del 12 al 25 de octubre, las últimas con datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En esos catorce días murieron por todas las causas 145 altoaragoneses frente a los 82 que fallecieron en el mismo periodo del año pasado, un incremento del 76,8 %. Más allá de los números, son 63 muertes de más en apenas dos semanas.

Las dos peores de semanas de la primera ola, del 30 de marzo al 12 de abril, dejaron un exceso de mortalidad del 63,3 %, inferior al registrado actualmente por el INE. Entonces hubo 147 muertos frente a los 90 del año anterior. Estos datos de Estadística coinciden con los de la DGA, quien cifró que en esas dos semanas 57 altoaragoneses murieron por covid.

Y si el exceso de mortalidad de las dos últimas semanas con datos disponibles ha superado al del pico de la primera ola, las perspectivas son muy sombrías porque, y ahora con datos del portal de transparencia de la DGA, los fallecidos por coronavirus en la provincia del 26 de octubre al 10 de noviembre ascienden a 64. Y 38 de ellos corresponden a los últimos siete días, de lo que se deduce que la mortalidad por covid se está acelerando.

Los datos del portal de transparencia desde el 26 de octubre dejan como zona sanitaria más afectada, con 11 muertos, la de Grañén, que semanas atrás tuvo incidencias superiores a los 2.000 casos cada 100.000 habitantes. Le siguen zonas con también incidencias muy altas: Barbastro con 10 difuntos, Jaca con 9 y Monzón Urbano con 7. También ha habido muertes en Huesca Rural (7), las tres zonas de Huesca ciudad (7), Binéfar (3), Tamarite, Fraga, Aínsa y Abiego (2), y Lafortunada y Abiego (1).

Desde el primer estado de alarma hasta la semana del 19 al 25 de octubre (última con datos en el INE), la provincia ha registrado un exceso de mortalidad por todas las causas de 135 personas. Los 1.568 fallecidos desde el 16 de marzo son un aumento del 9,4 % respecto a 2019.

Desde el primer estado de alarma hasta este miércoles-como se puede apreciar en el gráfico-, la variación de la mortalidad ha tenido diferencias muy importantes por semanas. Al fortísimo incremento de finales de marzo y principios de abril le siguieron muchas semanas con menos muertes que el año anterior. Cabe recordar que para contener la primera ola, el país se cerró, se suspendieron operaciones no vitales y todo el sistema sanitario se volcó contra el coronavirus y, aún así, los hospitales estuvieron cerca del colapso. Solo semanas después de estas medidas la situación empezó a mejorar.

Tras decaer el primer estado de alarma (22 de junio), hubo 905 decesos hasta el 25 de octubre (segundo estado de alarma) frente a 786 en 2019. Son 119 óbitos más, un 15 %, pero este aumento se ha disparado desde el 12 de octubre.

Etiquetas