Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El coronavirus puede con la ilusión por la lotería navideña en Huesca

La crisis económica y las restricciones dificultan la compra de décimos

El coronavirus puede con la ilusión por la lotería navideña en Huesca
El coronavirus puede con la ilusión por la lotería navideña en Huesca
R.G.

HUESCA.- El dicho de "cuanta más crisis, más se juega a la lotería", es mentira. Así de contundente lo afirman desde la Administración de Loterías San Lorenzo, situada en la calle San Orencio de la capital oscense.

A pesar de que todavía falta más de un mes para que se celebre el Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad, desde la administración indican que la venta de décimos en ventanilla "está siendo muy lenta". "La cosa está muy mal, se ha notado un gran descenso respecto al año pasado", expresa el propietario de la administración.

Así mismo, a pesar de que en Huesca la venta a los turistas en años anterior era mínima, este año se ha visto reducida por completo en la capital. Sin embargo, en el Pirineo han corrido mejor suerte, ya que durante la época estival ha recibido visitantes de gran parte de España.

"No esperamos que aumenten las ventas de cara al mes de diciembre", dicen desde la administración, y dan por hecho que cerrarán el año con una bajada importante respecto al pasado. "Hay muchos negocios cerrados, muchos empleados en ERTE y un gran número de personas que han disminuido su poder adquisitivo", por lo que todas estas razones hacen que disminuyan las ventas. Además, la sensación de inseguridad y de miedo que se ha instalado entre la población por los altos datos de positivos y la situación de los hospitales hacen que las personas estén menos predispuestas al consumo.

Lo único que puede salvar a las administraciones es que la lotería de Navidad atrae a muchas personas que no juegan durante el año y "en España es una tradición llevar décimos para el 22 de diciembre".

Una situación similar es la que están viviendo en la Administración de Lotería Navarro, donde también informan que la venta en ventanilla ha disminuido, pero sin lugar a dudas, lo que más han notado es la caída de talonarios con participaciones por parte de asociaciones y clubes deportivos, ya que, en primer lugar, los responsables no quieren hacerse cargo de tocar dinero, por miedo al contagio del coronavirus por superficies, y en segundo lugar, porque los clubes deportivos no pueden garantizar repartir todos los talonarios y que la venta se pueda realizar de una forma organizada ya que dependen de poder realizar entrenamientos. Lo que hace que sea muy inviable llevar a cabo la venta de lotería. Además, el cierre del interior de los establecimientos hosteleros ha supuesto una gran pérdida entre las administraciones de lotería, ya que la barra de los bares era un punto fuerte de ventas de décimos y participaciones.

De igual modo, ya notaron un descenso muy importante de las ventas de lotería durante el verano, ya que, en circunstancias normales, otra de las fechas señaladas en el calendario para la venta de lotería es durante las fiestas de los pueblos que se celebran en los meses de verano y este año, al no poder llevarlas a cabo por la prohibición en todo el país, apenas pudieron realizar participaciones.

Etiquetas