Huesca

CORONAVIRUS

Aragón espera una cuarta ola de covid en enero y el efecto de las vacunas no se notará hasta marzo

Se espera un aumento de contagios con la reanudación de la vida social

El ascenso de casos en Aragón se atribuye a la mayor movilidad y el puente
El ascenso de casos en Aragón se atribuye a la mayor movilidad y el puente

ZARAGOZA.- El director de Salud Pública, Francisco Falo, ha explicado este jueves que el aprendizaje a lo largo de la pandemia es lo que ha llevado al departamento a adoptar medidas de cautela con el fin de alcanzar el nivel "más bajo, confortable y con mayor capacidad de respuesta" que el que se tuvo en septiembre con la que en Aragón denominan la "tercera ola".

El director general ha participado en una rueda de prensa en la que se ha anunciado el levantamiento del confinamiento perimetral solo de las ciudades de Huesca, Zaragoza y Teruel.

"Aunque vayamos muy bien", ha dicho que los indicadores todavía "nos sitúa en niveles muy altos", aunque se prevé que en las próximas semanas el nivel bajará a alto o incluso a medio y "será cuando haya que proponer más medidas".

Para Falo, los "grandes retos" serán cómo se afronten las navidades desde un punto de vista social, administrativo y colectivo.

"Vamos a tener una cuarta ola en enero, porque la reanudación de la vida social mientras haya virus circulando va a producir un incremento de los contagios", ha incidido, al tiempo que ha advertido de que el efecto de las vacunas "no se notará hasta transcurrido al menos un mes, finales de febrero o marzo".

Por su parte, el director general de Asistencia Sanitaria, José María Abad, ha animado a la población a descargarse la aplicación Radar Covid y a mantenerla activa en Navidad, porque puede suponer un punto importante de control de los contactos y de los contagios.

Abad ha destacado asimismo que los rastreadores no han bajado la presión, aunque sí ha descendido el nivel de contactos por positivos, que ha pasado de 24.297 en el punto más elevado de la tercera ola en octubre a los 7.589 actuales, una caída similar a la que se ha producido en Atención Primaria, donde han pasado de 600-800 contactos diarios a 200.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha animado a la población a "aguantar un poquito", porque la situación "se va a acabar". "Hemos visto la luz al final del túnel, tenemos vacunas, estamos restando días y avanzando en la solución", ha enfatizado Repollés, quien ha coincidido con Falo y Abad en la necesidad de poder dar descanso a los profesionales sanitarios para afrontar la cuarta ola que llegará después de Navidad.

Etiquetas