Huesca

FUNERAL

Los restos mortales de Damián Iguacen reposan ya en la Catedral de Huesca

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Juan José Omella, ha asistido al funeral

Los restos mortales de Damián Iguacen reposan ya en la Catedral de Huesca
Los restos mortales de Damián Iguacen reposan ya en la Catedral de Huesca
P. S.

HUESCA.- Los restos mortales de Damián Iguacen reposan ya en la Capilla del Pópulo tras recibir cristiana sepultura y tras una misa funeral celebrada este jueves presidida por el presidente de la Conferencia Episcopal Española y cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, para quien fuera obispo emérito de Tenerife y obispo de Barbastro y de Teruel, además de administrador apostólico en Huesca.

La ceremonia ha sido concelebrada por el obispo de las diócesis de Huesca y de Jaca, Julián Ruiz, el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, el obispo de Barbastro-Monzón, don Ángel Pérez, y el arzobispo de Zaragoza, don Carlos Escribano.

Asimismo, ha sido concelebrada por 23 sacerdotes y con la presencia de autoridades civiles encabezadas por el alcalde de Huesca, Luis Felipe, y la subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar.

También ha acudido una representación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, con quien don Damián compartió los últimos años de su vida, y todos ellos han dado calor y consuelo a los familiares presentes.

CLICA AQUÍ PARA VER UNAS IMÁGENES DEL FUNERAL

Tras la conducción del féretro al interior de la Catedral, frente al altar mayor, y el encendido del Cirio Pascual, se ha colocado sobre el ataud la casulla con la estola y la mitra que recordaban el desempeño de su ministerio.

A continuación, se ha hecho lo propio con el báculo pastoral que da testimonio de los muchos kilómetros recorridos por don Damián para estar siempre cerca de todos sus diocesanos.

Por último, se ha impuesto el evangeliario que proclamó, predicó e hizo suyo como estilo de vida. Don Damián también fue nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad de Huesca.

Don Juan José Omella, que fue administrador apostólico de la diócesis de Huesca, ha reconocido su "emoción" al salir a recibir el cuerpo de don Damián, de quien ha recordado que fue "un gran pastor que nos ha tocado a todos el corazón, como el también fallecido don Javier Osés".

Omella también ha contado algún capítulo personal que daba fe de "ese tono de gracia porque la vida nos lleva siempre a la sonrisa y la esperanza. Que desde el Cielo nos acompañe y nos haga vivir con gozo la resurrección de Jesucristo", ha concluido.

Durante la homilía, don Julián Ruiz ha dado gracias por la vida don Damián, y se ha mostrado seguro de que "él no querría que ni se cuente ni se cante su vida, pero tenemos que dar gracias al Dios de la Vida por don Damián, y a don Damián por su vida y su testimonio".

Por su parte, Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife, también ha lanzado un sentido mensaje antes de la conducción del féretro a la Capilla, "su vida fue un milagro patente y un regalo para todos aquellos que lo conocimos", ha subrayado.

Etiquetas