Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los sanitarios de la provincia de Huesca temen que haya otra oleada de contagios tras la Navidad

Los sanitarios de la provincia de Huesca temen que haya otra oleada de contagios tras la Navidad
Los sanitarios de la provincia de Huesca temen que haya otra oleada de contagios tras la Navidad
R.G.

HUESCA.- Los profesionales sanitarios del Alto Aragón temen que las posibles imprudencias cometidas durante el próximo puente de la Constitución o las fiestas navideñas provoquen una nueva oleada de la pandemia en enero que vuelva a poner en la cuerda floja a hospitales, centros de salud y a ellos mismos.

Manuel Muñoz, médico de Urgencias del Hospital Universitario San Jorge y vicesecretario general del sindicato médico CESM Aragón, advierte que estos profesionales arrastran un intenso desgaste desde marzo y muestra su preocupación ante la posibilidad de que a partir del día 30 de este mes se levanten los confinamientos perimetrales.

En este sentido, desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón prefirieron no adelantar este miércoles nada al respecto y señalaron que las novedades se contarán una vez que se adopten. Al parecer, la DGA podría mantener algún tipo de restricción de cara a las próximas citas festivas del calendario y, por supuesto, ya ha advertido que en ningún caso se tratará de una Navidad al uso.

Manuel Muñoz recoge el sentir de sus compañeros de profesión y manifiesta que, aunque están "un poco esperanzados" de cara a esa disminución de pacientes contagiados, mantienen "mucha precaución y cautela por los días que vienen". Los sanitarios, continúa, están "a la espera "de ver cómo evoluciona la situación y qué pasa con las restricciones de movilidad.

"Ya sabemos lo que pasa cuando se levanta la valla y se da el grito de salida", advierte este médico que añade que "con la llegada del frío vienen los cambios de temperatura y son aspectos que pueden agravar otras patologías respiratorias y que hay que añadir a la situación que tenemos ahora".

Asimismo, destaca que el descenso del número de infectados registrados en la provincia de Huesca se traduce ya en un menor volumen de ingresos y en un descenso de la presión en la planta de hospitalización de San Jorge.

En las Urgencias, explica, se mantienen "números de asistencia importante, un poco más bajos, a lo mejor, por este descenso en el número de casos". Sin embargo, destaca su preocupación por la situación de los pacientes ingresados en la UCI tanto del Hospital Universitario San Jorge, que continúa saturada, al máximo de su capacidad, como del resto de centros de Aragón.

"Aquí no baja la ocupación sino que se está manteniendo esa tendencia alta ya desde hace unos días", plantea Manuel Muñoz, que recalca que la Unidad de Cuidados Intensivos de San Jorge sigue con sus 11 plazas cubiertas "y sin posibilidad en estos momentos de acoger a nuevos pacientes".

La lenta recuperación de estos enfermos, algunos con cuadros muy graves, requiere de una larga hospitalización, por lo que estas unidades siguen trabajando a pleno rendimiento.

Otras fuentes conocedoras de la situación hospitalaria indican que continúa la opción de trasladar a pacientes a Zaragoza, si su situación lo permite, y aseguran que cuesta mucho que los enfermos covid salgan de la UCI para pasar a planta.

En esta línea, ponen como ejemplo la estancia de hasta más de 60 días de dos enfermos dados de alta hace unos días.

Por todo ello, consideran que hasta dentro de dos o tres semanas no se recuperará cierta "normalidad" en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Jorge, donde en lugar de uno, que es lo habitual, se ha establecido que haya dos médicos de guardia desde las tres de la tarde a las ocho de la mañana.

Etiquetas