Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Cáritas aumenta en un 45 % su presupuesto para ayudas en Huesca

La entidad solidaria otorga en lo que va de año 1.904 apoyos por valor de 237.452 euros

Cáritas aumenta en un 45 % su presupuesto para ayudas en Huesca
Cáritas aumenta en un 45 % su presupuesto para ayudas en Huesca
S.E.

HUESCA.- Hasta el pasado mes de noviembre Cáritas Diocesana de Huesca ha realizado un total de 1.904 apoyos de diverso tipo a personas vulnerables por un valor de 237.452,88 euros. Esta cantidad supone un 45 % de aumento sobre lo presupuestado para todo este año. Según informan desde esta entidad solidaria, el 49 % de los gastos se refieren a la vivienda (alquileres, suministros, electrodomésticos) y suponen el 23 % de los apoyos. El 37 % de los gastos y el 61 % de las ayudas, corresponden a primera necesidad.

Nuria Sastre, coordinadora de Acción Social de Cáritas Diocesana de Huesca, comenta que como en otros momentos, la crisis provocada por la covid-19 no ha sido igual para todo el mundo. Las personas más frágiles y más vulnerables han visto como, una vez más, sus condiciones de vida empeoraban. "En el momento en el que empezaban a recuperarse de la última crisis, la mayoría han perdido sus trabajos y por ende, sus ingresos", apunta.

Respecto al perfil de las personas que acuden a Cáritas por falta de recursos explica que, por una parte, se acompaña a perfiles similares (en situación de exclusión social o laboral, o en riesgo de estarlo) y, por otro lado, a ciudadanos que hacía mucho tiempo que no necesitaban acompañamiento o apoyo. "Han tenido que volver a acudir a Cáritas, ya que sus condiciones económicas se han agravado debido a la situación actual de crisis", advierte. La pandemia no solo ha dejado un reguero de necesidad económicas, también ha dado lugar a muchas situaciones de soledad. "A pesar de lo que podría parecer, las necesidades de las personas que atendemos no sólo son económicas, muchas veces hemos tenido que acompañar a aquellas que se encontraban en situación de soledad", dice. No obstante, esta entidad solidaria sí que ha detectado un aumento de demandas para gastos en vivienda (alquileres, suministros...) "y también se han incrementado en un alto porcentaje los apoyos para alimentación y necesidades básicas, con respecto a antes de la pandemia".

Teniendo en cuenta los datos del año pasado, Nuria Sastre detalla que hasta julio Cáritas Diocesana de Huesca ha concedido un 17 % más de ayudas en relación al mismo periodo del año anterior. "No obstante, las situaciones que estamos acompañando requieren mayor atención y tiempo para resolver sus demandas. Esto supone que las intervenciones requieren más trámites y son más largas para cada una de las personas o familias que atendemos", plantea.

En cuanto a los sectores de población más afectados, "como siempre, son los "invisibles" ante la sociedad. Me refiero a las personas en situación de irregularidad, sin hogar y una nueva realidad creciente que son las personas solicitantes de protección internacional", dice.

La pandemia también ha hecho estragos en la infancia. La coordinadora de Acción Social de Cáritas Diocesana de Huesca alerta de que los menores están teniendo "especiales dificultades para seguir el ritmo docente desde sus hogares, tanto porque desde algunas familias carecen de dispositivos electrónicos y conexión a internet como por las propias dificultades personales". Asimismo, añade, la preocupación y situación familiar (pérdida de empleo de los adultos o limitación idiomática) provocada por las crisis está perjudicando su desarrollo y aprendizaje en el ámbito escolar.

Para todas estas situaciones de desprotección y vulnerabilidad Cáritas tiende una red amiga. "Nuestro sistema de trabajo se basa en la acogida y el acompañamiento, donde las personas son el centro de la intervención. Así se escuchan y valoran sus necesidades y se intenta dar la respuesta más adecuada planteando un proceso integral a través de todos los recursos con los que cuenta Cáritas, que son Acogida, promoción y empleo", explica Nuria Sastre. Paralelamente, se crean actividades y acciones comunes que pretenden construir una comunidad inclusiva.

Esta entidad solidaria trabaja con una amplia red de agentes de Cáritas, entre ellos, personal laboral y unas 280 personas voluntarias activas, que participan a todos los niveles en la actividad de la entidad.

Insertar en la sociedad a los "invisibles" no es una tarea fácil. La crisis sanitaria ha supuesto una merma en cuanto a la recepción de ofertas de trabajo, reduciendo así las posibilidades reales de inserción de estas personas atendidas por Cáritas. "Gracias a nuestros proyectos de empleo hemos conseguido insertar a más de 100 personas en el mercado laboral, buscando oportunidades en aquellos sectores que están necesitando más personal por las consecuencias de la crisis sanitaria", comenta.

Por otra parte, pese a los serios efectos de la pandemia Nuria Sastre señala que no se ha sentido desbordada, "lo que sí me he sentido es muy implicada en la realidad, intentando responder de la mejor manera posible a las situaciones que se nos han presentado". Y resalta que "si bien es cierto que la carga de trabajo de algunos equipos ha sido muy elevada, lo que, sumado a su gran implicación con las personas más vulnerables y a la difícil situación actual, también ha supuesto un desgaste emocional y físico".

Para los oscenses lanza un mensaje: "Les animaría a que abrieran más su mirada y que se permitan conocer realidades que tenemos cerca, pero que muchas veces hacemos invisible. A veces esas personas tan vulnerables están tan cerca de nosotros y nosotras que no las vemos. Como dice la campaña institucional de Cáritas de este año, creo que en este momento todas y todos debemos "tender la mano" a los que más lo necesitan".

En esta línea, indica que con el lema "Esta Navidad, más cerca que nunca", Cáritas propone vivir una Navidad en "una doble dimensión". Se trata de recuperar "la cercanía, no medida en metros, sino en gestos con quienes más lo necesitan y colaborando económicamente con Cáritas para romper simbólicamente las distancias, garantizando el acompañamiento y las necesidades básicas de aquellas personas que han visto agravada su situación a causa de la pandemia".

Finalmente, considera que la gran satisfacción de la importante labor que realiza desde Cáritas Diocesana de Huesca es "sentir que nuestra labor da voz a aquellas personas que no la tienen; esta es una de las mayores recompensas de este trabajo".

Etiquetas