Huesca

SALUD MENTAL

El Aula de Tapices "María Jesús Buil", una luz en el camino

Sus trabajos se pueden ver hasta este martes en una exposición en el Hospital Provincial de Huesca

El Aula de Tapices "María Jesús Buil", una luz en el camino
El Aula de Tapices "María Jesús Buil", una luz en el camino

HUESCA.-"Una luz" en el camino", eso es para algunos oscenses el Aula de Tapices "María Jesús Buil" de la Fundación Agustín Serrate, que muestra una exposición de sus en la sala de arte del Hospital Provincial Sagrado Corazón de Jesús que se podrá contemplar hasta después de la festividad de los Reyes Magos

Los artífices son un grupo de familiares del Centro de Día Arcadia, formados y asesorados por Flor Sampietro, voluntaria que colabora en diferentes proyectos de la Fundación.

CLICA AQUÍ PARA VER UN VÍDEO

Los participantes son cuidadores de personas con problemas de salud mental, que encuentran en esta actividad un lugar idóneo para relajarse, en compañía de gente que tiene experiencias y preocupaciones similares a las suyas.

Sin embargo, la actividad está concebida como un espacio donde, antes de entrar, pueden dejar en la puerta todo aquello que les inquieta.

CLICA AQUÍ PARA VER UNA GALERÍA DE FOTOGRAFÍAS

Alberto, hijo de Felipe Aguirre, sufrió un brote psicótico. Tras permanecer un tiempo en casa, comenzó a acudir al Centro de Día Arcadia.

"Ver allá lejos una luz, eso ha sido para mi y para mi hijo también" el Centro Arcadia, afirma Inma Ubieto.

Cuando tiene vacaciones, añade, él solo tiene ganas de volver a la huerta para estar con sus amistades y sus compañeros.

Felipe se muestra agradecido con el cariño que recibe en el aula de tapices. "Hablas con la gente y te distraes, durante hora y media te olvidas un poco de lo que pasa fuera", explica.

Para Inma, el aula de tapices es muy importante. Con la pandemia, la clase se ha reducido a grupos de seis personas. "Es como estar más en familia todavía", observa.

Allí, los familiares-cuidadores se cuentan sus cosas, se abren a expresar sentimientos o experiencias que a veces no las verbalizan ni si quiera en sus propias casas. "Te expansionas, hablas y estás haciendo algo con las manos y se te despeja la cabeza", señala.

"Estar en el aula de tapices ha sido para mi lo mejor que he podido hacer", añade.

Etiquetas