Huesca

RIBAGORZA - #PUEBLOSACTIVOS

Capella: riqueza patrimonial y empresarial con todos los servicios cubiertos

Con poco más de 300 habitantes, Capella es prácticamente autosuficiente y se beneficia de su proximidad a Graus

Capella: riqueza patrimonial y empresarial con todos los servicios cubiertos
Capella: riqueza patrimonial y empresarial con todos los servicios cubiertos
S. E.

GRAUS.- Coronada por su iglesia parroquial, de estilo románico, Capella se asienta en una ladera en la margen derecha del río Isábena, que cruza un magnífico puente de siete ojos, del siglo XII. Este puente es paso obligado para acceder a la ermita de San Martín, uno de los mayores reclamos de Capella en estos días. Toda esta riqueza patrimonial convive con la imagen de la "torre de Mazana", emblema indiscutible del dinamismo empresarial de una población activa en lo económico, lo cultural y lo social.

Con poco más de 300 habitantes, Capella es prácticamente autosuficiente y su proximidad a Graus, de donde dista tan solo 5 kilómetros, le permite además ampliar sus servicios cómodamente. La crisis del coronavirus ha paralizado su intensa actividad lúdico-festiva, aunque los vecinos esperan retomar en los próximos meses esa apretada agenda social. Afortunadamente, la naturaleza de la economía ganadera y de servicios de Capella, les permite mirar al futuro con cierta esperanza.

"No vivimos del turismo. Hay algo en Laguarres, pero al ser un pueblo ganadero y con muchos profesionales de distintos ramos, esta crisis no nos ha golpeado tan de lleno como otros sitios de la zona", explica la alcaldesa, Ángela Sarriera, quien alude al dinamismo empresarial de los vecinos de Capella. "Tenemos a Mazana, que es una empresa puntera en todos los sentidos, que da muchos puestos de trabajo, pero también a muchos pequeños autónomos de electricidad, construcción, carpintería metálica, transportes, etcétera. La verdad es que para la población que tenemos, hay mucha actividad económica", indica Sarriera, destacando, además, el nivel de servicios de que gozan los vecinos. "Tenemos los servicios fundamentales bastante cubiertos. Y esto se ha visto en el confinamiento, con el bar, una pequeña tienda, la farmacia, la escuela, las instalaciones deportivas y Graus está muy cerca", explica aludiendo a esos escasos 5 kilómetros que separan ambas poblaciones a través de la A-1605. "En muchas ciudades, los chicos tienen el instituto más lejos que los niños de Capella", asegura Sarriera.

La participación de los vecinos en las actividades es otro de los puntos fuertes de esta población del Valle el Isábena. "La gente es muy participativa. Siempre hay algunos que se involucran más y otros que menos, hay algunos más animados, pero la gente se implica mucho en general, tanto jóvenes como mayores, y las cosas salen adelante. Con el personal que tiene un Ayuntamiento como el nuestro, de no ser por la colaboración del pueblo y el apoyo de todas las empresas, a todos los niveles, sería imposible hacer tantas cosas".

No en vano, Capella celebra San Antón, en enero, con misa, ronda y orquesta. Festeja también a los santos barbudos con las hogueras de San Sebastián y la fiesta de San Vicente, que incluye una tradicional judiada. Las mujeres organizan Santa Águeda, solas y acompañadas y en Capella, las hogueras vuelven a arder para San Juan, en este caso, para saltar sobre el fuego. San Isidro se vive con especial fervor dad la importancia del sector primario, pese a ser una fiesta incorporada recientemente.

Sin duda, destaca la fiesta mayor en honor al Santo Cristo, que se celebra del jueves al domingo del último fin de semana de agosto. La "pastorada" merece una mención por su importancia y relevancia.

Para San Martín, los jóvenes suben en romería a la ermita, un lugar espléndido recientemente restaurado por Joaquín Sesé, más conocido como "Quinón" que, además, lo ha enriquecido con espléndidas esculturas realizadas con materiales del entorno. "La ermita rupestre de San Martín está siendo el lugar estrella desde hace unos meses. Los fines de semana, se acerca muchísima gente, la verdad es que merece la pena", explica la concejal de Cultura, Olga Maroto, que está colaborando con el propio "Quinón" en la elaboración de un folleto turístico en aragonés sobre Capella y esta ermita en concreto, alude al impulso del patrimonio lingüístico local a través de esta y otras iniciativas desarrolladas gracias al Departamento de Política Lingüística del Gobierno de Aragón y que verán la luz en breve.

Dentro de sus funciones como edil, la crisis sanitaria ha frenado algunas iniciativas si bien, cumpliendo las medidas, se han seguido llevando a cabo otras como conciertos o talleres infantiles en los últimos meses. "En cuanto se pueda, lo retomaremos porque Capella es una población en la que a la gente le gusta reunirse y compartir, el trato es muy cercano", asegura.

Maroto es, a su vez, la presidenta de la Amypa de la escuela de Capella que cuenta con 16 niños, 10 menores de siete años y el resto de hasta 12 años repartidos en dos clases y con otros tantos maestros, en un modelo de escuela rural, perfectamente integrado en la dinámica social de la localidad. "Apostamos por esta educación en la que los objetivos son los mismos que en la convencional, pero el funcionamiento es más amable. Es como una pequeña familia en la que los mayores cuidan de los pequeños y la relación es más cercana y humana entre los alumnos y con los maestros".

Si algo ha frenado la Covid-19 en Capella ha sido la actividad de la recién creada asociación "Chén de Capella", que se presentó a los vecinos ahora hace un año con mucha ilusión y muchas ganas de convertirse en catalizador de esa inquietud y ganas de participar de los vecinos. José Ramón Brualla integra, junto con otra media docena de vecinos, la junta de este colectivo de reciente creación. "En Capella, se va casi siempre todos a una. Las fiestas las organiza el Ayuntamiento, que es quien se encarga de las orquestas y ese tipo de cosas, pero nosotros teníamos la ilusión de promover una semana cultural, por ejemplo, con charlas, coloquios, cine club, actividades ecuestres, etcétera", detalla Brualla, recordando que la primera sesión de cinematográfica, con muy buena respuesta, fue de las últimas actividades que organizó "Chén de Capella" antes de la pandemia. Entre los objetivos, figura también enriquecer la Pastorada con más aportaciones en los próximos años, "cuando se retomen las fiestas", apunta Brualla con ansias por ver a Capella vibrar de nuevo en sus constantes eventos sociales e incluso en aquellos que pueda incorporar esta nueva asociación.

Etiquetas