Huesca

DE CERCA

Trinidad Valdovinos, presidenta de Feaccu Huesca: "El voluntariado produce bienestar y eso favorece el tener buena cara"

"Las estafas, engaños o ciberataques también se han globalizado, así que debemos ser extremadamente cuidadosos", apunta

Trinidad Valdovinos, presidenta de Feaccu Huesca: "El voluntariado produce bienestar y eso favorece el tener buena cara"
Trinidad Valdovinos, presidenta de Feaccu Huesca: "El voluntariado produce bienestar y eso favorece el tener buena cara"
S.E.

La sonrisa es el lenguaje universal de las personas inteligentes. ¿Sonreímos poco?

-Es un lenguaje universal más efectivo que muchas palabras. No sé si sonreímos mucho o poco depende de las personas, pero es gratis y tiene efecto espejo: rara vez una sonrisa no se devuelve, así que cuantas más das, más recibes.

¿Cuál es el emoticono que define su personalidad?

-No sé si la define, pero en estos momentos tan faltos de contacto me gustaría ser el emoticono sonriente con dos manos abrazando.

Parece muy relacionado con su labor de voluntariado, ¿es así?

-Tiene que ver con querer relacionarse bien en general, pero el voluntariado produce sensación de bienestar y eso favorece el tener buena cara.

Lleva casi media vida dedicando su tiempo libre a Feaccu, ¿qué le llevó a empezar?

-No fue por casualidad, aunque admito que no conocía en profundidad el funcionamiento cuando me propusieron presentarme a las elecciones para la presidencia de Feaccu. Siempre he estado involucrada en lo social, desde distintos ámbitos y en diferentes etapas de mi vida. El tema del consumo me parece súper necesario, la sostenibilidad, le economía, todo tipo de actividad social, el trabajar por lo común... La cuestión es que me atreví. Luego vi que era mucho más que todo eso: es una red de asociaciones de mujeres en toda la provincia que trabajan por su localidad con gran entusiasmo y, en muchos casos, con pocos medios. Y es cuando te das cuenta del valor de ese trabajo tan invisible y necesario.

Entonces, ¿qué le encandiló?

-Lo que más me gustó fue la presencia en el mundo rural y que el colectivo fuese en su mayoría mujeres. Encandilar, me siguen encandilando cada día.

¿Cuánto ha cambiado en este tiempo Feaccu y cuánto los consumidores?

-Todo evoluciona con el tiempo porque cambian las situaciones, pero ahora los cambios cada vez son más rápidos. La gran transformación ha sido con lo digital y en todos los sentidos: desde contratar servicios, las compras, los pagos.... Esto se ha generalizado y ha cambiado incluso nuestras relaciones sociales. La difusión en medios y redes sociales de temas de consumo, por ejemplo, las hipotecas o cualquier asunto grave de estafas ha aumentado la información y el conocimiento que tienen los consumidores. Buscan más seguridad y conocer sus derechos con mayor detalle.

El medioambiente también tiene más presencia en el consumidor: el reciclaje está asumido, ¿hay más conciencia hacia el consumo de proximidad…

-Me gusta pensar que la responsabilidad con el entorno y el respeto por la naturaleza y el planeta están más integrados en nuestra filosofía de vida. Cada vez son más los consumidores responsables y comprometidos.

Habrá visto muchos casos con distintas dificultades al frente de Feaccu, ¿cómo actúan?

-Hemos tenido y tenemos situaciones difíciles de consumidores desamparados. Hay casos muy duros de personas más vulnerables, como los mayores. Sentirse engañado siempre genera mucho sufrimiento, pero nuestra labor es ayudar y encauzar los problemas para su resolución. Desde la asesoría de Consumo se canaliza a donde corresponde y se reclama, orienta y apoya.

¿Por quién doblan las campanas?

-Más bien sería por quién repican. Hemos llegado hasta aquí porque otras empezaron con menos medios y con menos información pero con muchas ganas de trabajar y contribuir a la mejora de su entorno. Solo se conocen los nombres de las pioneras, pero hay tantas anónimas... que sería por ellas, para que sepamos coger ese relevo y mejorarlo.

Genio y figura. ¿Se identifica?

-Sí, totalmente y con tacones.

¿Digital o analógico?

-Digital, que hay que ir siempre hacia adelante. Además de ser mi profesión, soy más de mirar al futuro.

Cuando empezó usted, el consumo digital no estaba extendido, ahora, ¿es el eje principal de los quebraderos de cabeza?

-El consumo en la red no estaba tan extendido ni la banca digital, ni las citas online y tantas cosas que ahora son normales, pero los problemas son del mismo tipo: la falta de información al realizar determinadas transacciones, el no leer la letra pequeña en los contratos y ser confiados. Nos movemos en un mundo tan universalizado que las estafas, engaños o ciberataques también se han globalizado, así que debemos ser extremadamente cuidadosos.

¿Qué es lo que le gusta exprimir hasta la saciedad?

-Los momentos de encuentros con familiares y amigos, escuchar las historias de personas que han vivido y conocido muchas experiencias y por encima de todo estar con mis nietas, ese tiempo siempre me sabe a poco... es que ¡lo congelaría!

¿Orgullo altoaragonés y/o cosmopolitismo planetario?

-Orgullo altoaragonés, sin dudar, y con ese impulso ¡a cualquier parte! pero con una clara apuesta por la globalización y herramientas digitales al alcance de todos.

Etiquetas