Huesca

CORONAVIRUS

Los colegios de Huesca tendrán que ventilar con temperaturas gélidas

El sindicato de educación STEA denuncia que las clases retornarán sin haberse tomado las medidas preventivas adecuadas

Cerradas nueve aulas de seis centros educativos de la provincia de Huesca a causa de la covid en una semana
Cerradas nueve aulas de seis centros educativos de la provincia de Huesca a causa de la covid en una semana
EFE

ZARAGOZA.- El sindicato de educación STEA ha alertado este lunes de una vuelta a las aulas sin filtros y medidores de CO2 que obligará, en una provincia como es el caso de Huesca, a la ventilación natural con una temperatura exterior "gélida", lo que originará "un estrés térmico que incidirá muy negativamente en el proceso de aprendizaje".

El sindicato denuncia en un comunicado que de no ponerle remedio las autoridades sanitarias y de educación, el jueves 7 de enero comenzarán de nuevo las clases en el inicio del apogeo de la cuarta ola de covid-19 en Aragón "sin haberse tomado las medidas adecuadas para armonizar el derecho a la enseñanza y a la seguridad y salud".

Advierte, en ese sentido, de que tras 15 días sin calefacción los centros abrirán sus puertas en plena ola de la pandemia y de frío, con una previsión de temperaturas en Teruel y Huesca de mínimas y máximas de -3 y 4 grados, en Zaragoza de -1 y 5, al margen de las de localidades en las sierras de la Ibérica, como Cedrillas, de -5 y 0, o de los Pirineos, como Benasque, con -11 de mínima y 1 de máxima.

STEA insiste en que toda la protección frente al coronavirus se confiará a la ventilación natural, lo que va a generar, con temperaturas exteriores extremas, un estrés térmico que incidirá muy negativamente en el proceso de aprendizaje, y la situación en los barracones "será todavía peor que en el interior de los edificios".

Según STEA, la previsión de nevadas esta semana "sorprenderá a la consejería sin un protocolo al respecto" y tras los problemas acaecidos en cursos anteriores "nada se ha hecho, dejando en una situación de inseguridad jurídica al profesorado, en especial de las zonas rurales".

El 7 de enero los centros educativos incumplirán, según denuncia la central sindical, lo establecido en el real decreto sobre condiciones ambientales de los lugares de trabajo, que fija para los trabajos sedentarios una temperatura entre los 17 y 27 grados centígrados.

El sindicato avanza que instará a los claustros a denunciar formalmente al Gobierno de Aragón ante las inspecciones de trabajo provinciales por vulnerar la legalidad en materia de prevención de riesgos laborales.

STEA, que ha registrado este lunes un escrito en este mismo sentido, señala que no es admisible poner en peligro la salud del alumnado, profesorado y personal de administración y servicios, ya sea por falta de ventilación ante la covid-19, ya lo sea por "forzar la presencia en los centros a bajas temperaturas".

Etiquetas