Huesca

SANIDAD

El regreso a las aulas, muy criticado por las organizaciones sindicales aragonesas

Critican a la DGA por no aplazar la vuelta hasta este lunes, como han hecho otras regiones

El regreso a las aulas, muy criticado por las organizaciones sindicales aragonesas
El regreso a las aulas, muy criticado por las organizaciones sindicales aragonesas
P.S.

HUESCA.- Los estudiantes aragoneses volverán este jueves a las aulas tras el parón navideño. La Mesa Sectorial de Educación pidió, en su reunión con la DGA del pasado 17 de diciembre, postergar el regreso a las clases por su coincidencia con un nuevo pico de coronavirus con temperaturas gélidas y la necesidad de airear. Sin embargo, el Departamento de Educación mantiene la fecha de reanudación del calendario lectivo, mientras que otras comunidades han decidido aplazarlo hasta este lunes.

La Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras defendía ese aplazamiento por "la oportunidad de evitar posibles contagios debido a casos no detectados que se hayan producido en este periodo vacacional en el que tradicionalmente hay reuniones de carácter familiar y social". CCOO también critica la falta de previsión alguna, "de control a los profesionales de la educación mediante test PCR, antígenos, anticuerpos...".

CCOO hace referencia al incremento de contagios en Navidades, que llevó a nuevas restricciones por parte de la DGA y a que las autoridades sanitarias advirtieran del número de miembros familiares que han contraído la covid. "Tanto el profesorado como una amplia parte del alumnado podría verse afectado con la consecuente expansión del virus si no se toman medidas de manera inmediata", señalaba el sindicato.

Los estudiantes volverán a las clases en unos días en los que la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) activará la alerta por temperaturas bajo cero en varias zonas de las tres provincias y también por las altas posibilidades de nevadas. Todo ello, avisó la organización sindical, "va a dificultar o incluso imposibilitar el desplazamiento del alumnado y profesorado hasta sus centros de trabajo".

En otra nota de prensa, CCOO también reclamó "pautas claras" para afrontar la vuelta al aula en pandemia y en alerta meteorológica. "La defensa de la escuela rural se construye todos los días. El profesorado de muchas de esas localidades en alerta ha pasado estos días fuera de su lugar de trabajo, ya que dado el alto índice de temporalidad generado por las sucesivas Administraciones, no trabaja en su lugar habitual de residencia y es complicado garantizar su presencia sin riesgo en el desplazamiento", señaló Comisiones, para quien "la mala gestión recurrente genera en el ideario del profesorado y la comunidad educativa del Aragón rural una sensación de abandono y minusvaloración".

REGRESO ENTRE "MIEDO Y DESCONCIERTO"

Otro sindicato que reclamó sin éxito retrasar la vuelta a las clases fue CGT y, entre sus argumentos, estaban declaraciones de la consejera de Sanidad, Sira Repollés, al anunciar el nivel 3 agravado para todo Aragón hace escasos días: "Esta semana ha sido devastadora y las cifras se han triplicado" y eso que, también en palabras de Repollés, los datos todavía no tenían en cuenta "la repercusión de Nochevieja en forma de contagios".

"La comunidad educativa vive, entre el miedo y el desconcierto, la vuelta al régimen de presencialidad total en todos los centros. Si la medida ordenada por Felipe Faci ya resultaba más que discutible con los datos de evolución de la pandemia de cuando se tomó dicha medida -prosiguió el sindicato-, los nuevos datos y previsiones para los próximos meses han convertido la imposición de Faci en un delirio vergonzante, una imprudencia que podría tener graves consecuencias".

La vuelta a clase va a tener lugar con unas tasas de positividad que "suben alarmantemente", a la vez que "todavía no está clara la magnitud del problema que deberemos enfrentar a la vuelta a las aulas". Para CGT, retomar la actividad en estas condiciones es "claramente imprudente" y lo contrasta con las reducciones de aforo y horario en otros sectores.

"Además, la vuelta a la presencialidad que se ordenó justo antes del cierre de los centros -antes de Navidad- hará saltar por los aires los planes de contingencia diseñados para la semipresencialidad justo en el momento en el que se encara otra ola. Y todo ello sin prever espacios nuevos ni recursos adecuados", afirmó el sindicato.

CGT exige como condiciones para volver a la presencialidad total ratios más bajas, más contratación de profesorado y más espacios que cumplan con la normativa sanitaria y laboral, porque recuperar las clases presenciales en su integridad sin estas medidas es "una huida hacia delante del Departamento que puede tener consecuencias fatales".

ESTRÉS TÉRMICO POR LA FALTA DE MEDIDAS

Un tercer sindicato contrario a volver a clase en estas circunstancias, Huste-Stea, también denunció que se regresa "en el inicio del apogeo de la cuarta ola de covid sin haberse tomado las medidas adecuadas para armonizar el derecho a la enseñanza y a la seguridad y salud".

"La falta de filtros y medidores de CO2 obligará a la ventilación natural de las aulas con una temperatura exterior gélida, lo que originará un estrés térmico que incidirá muy negativamente en el proceso de aprendizaje", precisó Huste-Stea, que detalló que las mínimas en Huesca capital, según Aemet, estarán sobre los 3 ó 4 grados bajo cero estos días.

Pese a ello, "toda la protección frente al coronavirus se confiará a la ventilación natural, lo que a su vez, con temperaturas exteriores extremas, va a originar un estrés térmico que incidirá muy negativamente en el proceso de aprendizaje". El sindicato apuntilló que la situación en los barracones será "todavía peor" que en los edificios.

La organización sindical también criticó que la previsión de Aemet de nevadas para esta semana "sorprenderá a la Consejería sin un protocolo al respecto". "Tras los problemas acontecidos en cursos anteriores nada se ha hecho, dejando en una situación de inseguridad jurídica al profesorado, en especial de las zonas rurales", reprochó Huste-Stea.

Además, a partir de este jueves, los centros incumplirán el real decreto sobre condiciones ambientales de los lugares de trabajo, que fija para los trabajos sedentarios una temperatura de entre 17 y 27 grados. "Desde Stea se instará a los claustros a denunciar formalmente al Gobierno de Aragón, ante las inspecciones de trabajo provinciales, por vulnerar la legalidad en materia de prevención de riesgos laborales", expuso la organización.

Etiquetas