Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Las residencias de la provincia de Huesca piden ayudas por los gastos de la covid

El presidente de Arade valora que las tarifas de los centros de mayores son "irrisorias"

Las residencias de la provincia de Huesca piden ayudas por los gastos de la covid
Las residencias de la provincia de Huesca piden ayudas por los gastos de la covid
A.B.

HUESCA.- Con la vacuna, las residencias ven la luz al final de un túnel muy largo en el que se han quedado por el camino muchos ancianos. Santiago Cosculluela, presidente de la Asociación Aragonesa para la Dependencia (Arade) y gerente de la Residencia Avenida de Huesca, cree que estos espacios deberían contar con algún tipo de subvención que paliara los fondos desembolsados debido a la pandemia.

Recuerda que en esta batalla las residencias han realizado "un gasto tremendo" en material y en contratar trabajadores de refuerzo, algo que ha tocado de lleno al sector. También han adquirido filtros Hepa y han recurrido a desinfecciones de empresas externas. "Económicamente nos hemos quedado todos muy tocados porque hemos tenido que cubrir muchas bajas y contratar a personal. Eso es un coste muy elevado", manifiesta. Y pide, por ejemplo, que se les suministren epis.

Considera que la pandemia debería servir para mostrar "otro punto de vista de la geriatría" que ponga en valor al sector. Se refiere así a las tarifas que marca la DGA. En su caso, el coste por día, no pasa de los 55 euros diarios. "Con estos precios hemos hecho una hazaña al mantener los centros abiertos en esta situación. Llevamos un montón de años con tarifas irrisorias y estamos a años luz de Cataluña, por ejemplo. Es el momento de valorar más a las personas mayores".

Muestra su "alegría y confianza" por el avance en la vacunación. Desde que comenzó, han recibido una dosis el 91 % de mayores y trabajadores de las residencias del sector sanitario de Huesca y el 83 % en el de Barbastro. "Quedan pocas residencias por inmunizar y esto nos da una gran tranquilidad, a medias todavía porque no se han dispensado las dos dosis que componen la vacuna, pero estamos muy contentos", confiesa. Los mayores también están ilusionados. "En general, los residentes no tienen miedo y les sobran ganas de ponérsela". La vacuna "por lo menos te da cierta tranquilidad. Sabemos que hasta que no se dispensen las dos dosis hay que seguir teniendo mucho cuidado, y después también, pero tenemos la sensación de que avanzamos".

Mira al futuro en positivo, pero no puede olvidar los duros meses. "Ha sido durísimo. Todo esto nos ha servido, de alguna manera, para saber con quién contamos. Todas las familias han estado muy unidas y volcadas. Han entendido lo que suponía el coronavirus y nos han apoyado muchísimo", plantea.

También resalta el respaldo de los centros de salud, Salud Pública y del Departamento de Ciudadanía. "Supone una especie de reconocimiento, como si nos dijeran: "estamos contigo", y eso es importantísimo", comenta.

Las residencias han intentado hacer todo lo que han podido para evitar la entrada del coronavirus "mediante el uso de epis o siguiendo todas las medidas sanitarias, y desgraciadamente no ha sido así". A pesar de cierto sabor "agridulce", el sector se aferra a este reconocimiento porque se han dejado la piel "como auténticos jabatos".

Etiquetas