Huesca

¿QUIÉN SOY?

Alicia Sipán Ortas: de mayor quería ser "una mujer autónoma e independiente"

Sus padres, con sus valores y compromiso con los demás, le ayudaron a forjar su buen carácter

Alicia Sipán Ortas: de mayor quería ser "una mujer autónoma e independiente"
Alicia Sipán Ortas: de mayor quería ser "una mujer autónoma e independiente"
S.E.

HUESCA.- Alicia Sipán Ortas quería ser de mayor una persona "autónoma e independiente" y sus padres, por sus diferentes características, valores y su compromiso con los demás, por su disciplina, su permisibilidad y su familiaridad, contribuyeron decididamente a forjar la personalidad de una mujer sensible, inteligente, trabajadora y de buen carácter.

Nació en Huesca el 11 de junio de 1962, en la calle San Vicente de Paúl, número 34. Su padre trabajaba en el comercio y su madre se ocupaba de los cuidados de la casa y de sus cuatro hijos, tres chicas y un chico.

Alicia, la pequeña de la casa, era menuda, rubia, con ojos azules, inquieta y muy querida por sus padres y sus hermanos, que al ser bastante más mayores que ella fueron sus cuidadores y su gran ejemplo.

Estudió en el colegio Pío XII y se queda con el grato recuerdo de sus compañeros, aunque se lamenta de que, hoy, el paso del tiempo le dificulta reconocerlos. Su memoria, además, conserva la imagen de los profesores, las tertulias cuando salían de clase, los trabajos en grupo en alguna casa, las actuaciones en el salón de actos o los partidos de baloncesto.

También había momentos especiales, como las amplias tertulias después de comer o cenar, las fechas de cumpleaños de cualquier miembro de la familia, festividades como San Vicente, San Jorge, San Lorenzo o Navidad, que en su casa era una gran fiesta porque siempre se reunía con los suyos para celebrar el día.

No le gustaban tanto el invierno, con su intenso frío en el patio de recreo, ni los días de educación física.

Le gustaba sacar a la calle las cocinitas y muñecas y jugar a policías y ladrones, a la rayuela, a recortables de muñecas y vestidos de papel, al churro-media manga-manga entera, a la comba, la goma, a la pelota, las tabas, canicas y calcomanías. Otros días se reunían en el cuarto de alguna amiga o vecina. La música y el baile fueron un juego en la niñez y una diversión en la adolescencia y en la juventud.

Las vacaciones se disfrutaban en Huesca, al aire libre conviviendo con amigos y vecinos. "Se llevaban las tertulias del verano hasta entrada la noche "tomando la fresca" -explica- y hacíamos excursiones los fines de semana o íbamos al río y pasábamos el día, nos bañábamos, pescábamos...".

Con los años el Pirineo se convirtió en un lugar idílico para pasar las vacaciones y disfrutar de la naturaleza. Le encantaba pasear, conocer pequeños pueblos y a sus habitantes.

Conserva amigos y amigas de su infancia, con una relación más o menos intensa, pero siempre se produce un cruce de palabras, recuerdos y saludos.

Alicia Sipán es actualmente la coordinadora de la Asociación Alzhéimer Huesca, una entidad que gracias a su labor y a la de todo su equipo ha conseguido grandes logros para las personas que padecen esta enfermedad.

Etiquetas