Huesca

CAMPAÑA 2021

Manos Unidas invita a contagiar solidaridad para acabar con el hambre

La delegación de Huesca presenta su proyecto el fortalecimiento a través de la agricultura de las mujeres en Hardoi (India)

Manos Unidas invita a contagiar solidaridad para acabar con el hambre
Manos Unidas invita a contagiar solidaridad para acabar con el hambre

'Contagiar solidaridad para acabar con el hambre' es el lema de la campaña que Manos Unidas va a desarrollar este 2021, y que se ha presentado en Huesca. La presidenta-delagada de esta oenegé de la Iglesia, Rosa Tenas, acompañada por el obispo de la diócesis, Julián Ruiz, y la responsable de proyectos, Lucía González, han invitado a los oscenses a colaborar en un año en el que van a centrar su trabajo en denunciar las consecuencias que la pandemia del está teniendo entre las personas más vulnerables del planeta, y en promover la solidaridad como única forma de combatir la desigualdad que, agravada por la crisis sanitaria mundial, castiga con hambre y pobreza a cientos de millones de personas en el mundo.

Para acabar con el hambre hay que implicarse en el bien común, el que redunda en beneficio de todos, y la solidaridad es un requisito indispensable”, ha apuntado Tenas, que reiteró que “solo así, los derechos humanos dejarán de ser una declaración de intenciones” para ser una realidad, y contribuir a reducir unas cifras escalofriantes. “690 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo y a ellas hay que sumar entre 83 y 120 millones más por la pandemia”.

De ahí, la llamada de Manos Unidas a contagiar solidaridad, y que en esta ocasión llega a través de un niño, que bajo la lluvia y sonriendo, abre sus brazos a la esperanza, tal y como recoge el cartel de la campaña. “Los niños son los más vulnerables, pero también son esperanza y futuro”.

El de la imagen “está bajo el agua, un bien que escasea en muchos países y que trae posibilidades de desarrollo”. Sonríe, “y lo que más se contagia es la risa, por eso tenemos que contagiar esa alegría”, y tiene los brazos abiertos, “acogen, reciben, agradecen”. Rosa Tenas no duda de que se trata de “un mensaje tan hermoso y que dice tantas cosas...”, que está convencida de que “juntos lo conseguiremos”.

Y lo que la delegación de Manos Unidas quiere conseguir este año es hacer realidad un proyecto destinado al ‘Fortalecimiento socio-económico a través de la agricultura de las mujeres en Hardoi (India)’, que tiene un coste de 56.592 euros, de los que el 7 % (parte de los salarios y otros gastos operativos) lo cubrirá el socio local, las hermanas misioneras Reina de los Apóstoles, ha explicado Lucía González.

El proyecto cubrirá 40 aldeas del distrito de Hardoi, uno de los más atrasados del estado de Uttar Pradesh, y en el que la agricultura sigue siendo la principal fuente de subsistencia. La mayoría de los agricultores son marginales y migran como mano de obra a las grandes ciudades, lo que provoca una redefinición de las mujeres como cabeza de familia y agricultoras, “y para ello necesitan el acceso al conocimiento de buenas prácticas agrícolas, a mercados, tecnología y herramientas sociales con las que enfrentarse a una sociedad en la que su papel es invisible”, ha indicado González.

Para ello, se prevé organizar “programas de capacitación agrícola, técnicas de comercialización, formación en actividades de generación de ingresos, creación de huertos familiares y organización de grupos de granjeros, de ahorro, de crédito y de adolescentes”, lo que se beneficiarán directamente un millar de mujeres y chicas jóvenes”.

Para contribuir a que este proyecto, que incide en los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2, seguridad alimentaria y agricultura sostenible, Rosa Tenas ha avanzado que ideas e ilusión por hacer cosas no les faltan, aunque todo dependerá de la situación sanitaria. Lo más inmediato es la instalación este viernes de una mesa informativa en los Porches de Galicia, de 11:00 a 13:00 horas, con motivo del Día del Ayuno Voluntario, además, las colectas de todas las eucaristías de este domingo también se destinarán a este fin. Asimismo se puede realizar donativos a través de bizum.

Como ha recordado monseñor Ruiz, hace más de 62 años grupo de mujeres de Acción Católica declararon la guerra contra el hambre, y eso que parecía una utopía, “es real. Ha habido tanta energía, ilusión y capacidad de movilización, que tenemos que descubrirnos por lo que se puede hacer aunque parezca poco”.

Por eso, frente a la pandemia del hambre “se nos invita a contagiar solidaridad personal, estructural, familiar y comunitariamente, porque el objetivo es erradicar esa pandemia que hace que muchos países desfavorecidos no puedan contemplar el futuro con esperanza”.

Etiquetas