Huesca

CRISIS ECONÓMICA

Los sindicatos exigen al Gobierno en Huesca que retome la agenda social y laboral

Piden subir el SMI a 1.000 euros, blindar las pensiones y garantizar su poder adquisitivo, y derogar la reforma laboral de 2012

Los sindicatos exigen al Gobierno en Huesca que retome la agenda social y laboral
Los sindicatos exigen al Gobierno en Huesca que retome la agenda social y laboral
P.S.

HUESCA.- Los sindicatos mayoritarios se han concentrado este mediodía en las capitales de provincia españolas para exigir que el Gobierno central recupere la agenda social y laboral interrumpida por la pandemia. En Huesca, Fernando Buisán (CCOO) y Carlos Villacampa (UGT) han enumerado sus demandas más importantes: la subida del salario mínimo a 1.000 euros, garantizar las pensiones públicas y su poder adquisitivo, y derogar la reforma laboral de 2012.

"Ahora ya toca. Sabemos que es un momento difícil, por supuesto, pero desde luego son cosas en las que hay que ir avanzando en el camino adecuado", ha manifestado Villacampa.

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER MÁS IMÁGENES DE LA PROTESTA

El representante de UGT ha pedido derogar el factor de sostenibilidad de las pensiones que introdujo el PP y que el sistema público se garantice por ley. Al respecto, ha explicado que España "es uno de los pocos países" de Europa donde las pensiones se autofinancian y ha abogado porque el Estado complemente ese fondo vía Presupuestos Generales, como en otros países comunitarios. Asimismo, ha rechazado subir a 35 años la cotización para calcular la pensión "porque eso es bajar las pensiones".

Buisán ha reparado en que los bajos salarios de los jóvenes y los contratos basura que tienen afectan a las pensiones, tanto a las actuales como a las futuras, otra razón para acabar con la situación laboral que sufre la juventud. Además, ha recordado que del fondo de pensiones "se ha rescatado mucho dinero, que era público", para pagar otras cuestiones que no tenían nada que ver con las pensiones.

Ambos han coincidido en su petición de derogar la reforma laboral de 2012, que "supuso un retroceso en relaciones y condiciones laborales, y en empleo". Buisán ha recordado que, por ejemplo, un trabajador de baja médica podía ser despedido con esta reforma.

Villacampa se ha centrado en la devaluación salarial a la que se le abrió la puerta con esta reforma y que trajo una bajada de los sueldos. "Queremos ir hacia salarios y condiciones dignas, que esa reforma trastocó", ha apuntado. Otras propuestas son acabar con las subcontratas "donde hay muchísimo abuso, gente haciéndose muy rica y muchos trabajadores que se están empobreciendo", y recuperar el valor de los convenios colectivos y su ultractividad.

En cuanto a salario mínimo, los sindicatos han pedido que el español, "uno de los más bajos de Europa", se suba en 50 euros hasta los 1.000, cumpliéndose así el compromiso del Gobierno. Villacampa ha recalcado que este año son precisamente estos trabajadores, alrededor de un 10 por ciento y los que menos cobran, los que no han tenido subida salarial, recordando que muchos son de sectores como limpieza, trabajo doméstico o vigilancia -"los que no tienen convenio propio"- a los que "se aplaudió durante la pandemia y ahora nos hemos olvidado".

Para Buisán, esos 50 euros mensuales no son un gran coste para la empresa. "Es fácil asimilarlo", ha pronunciado, antes de recalcar que España es uno de los países comunitarios con un salario mínimo más bajo.

Etiquetas