Huesca

CONSUMIDOR

Telefonía, viajes y hoteles son las reclamaciones más usuales por la covid

Feaccu asegura que la ley protege al consumidor y que se recupera el dinero

Telefonía, viajes y hoteles son las reclamaciones más usuales por la covid
Telefonía, viajes y hoteles son las reclamaciones más usuales por la covid
S.E.

HUESCA.- Feaccu, la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios de la provincia de Huesca, ha recibido unas 800 quejas de clientes por motivos relacionados con la pandemia de coronavirus. La telefonía, "como siempre", ha sido el sector con más reclamaciones, seguido por el turismo y los servicios no prestados, explica Trini Valdovinos, presidenta de la Federación.

Muchos casos se están resolviendo a favor del consumidor porque las leyes ordinarias, y especialmente los decretos específicos sacados a raíz de la pandemia, "han protegido al consumidor". Eso sí, resalta Valdovinos, en muchos casos el cliente ha tenido que insistir mucho hasta ver resarcidos sus derechos.

"El sector más reclamado, como siempre, ha sido la telefonía, por los problemas de siempre y porque en los días de encierro se disparó la facturación y la gente no se percata de eso", explica sobre la cuestión más demandada estos meses.

Otros aspectos que han generado muchas reclamaciones son los relacionados con el turismo, como los viajes de avión cancelados por la situación sanitaria y las restricciones a la movilidad.

En muchos casos, las empresas "ofrecían bonos y hay casos en que aún no se han devuelto", detalla Valdovinos, que también alude a las estancias hoteleras y, al margen del turismo, los servicios no disfrutados y los conciertos suspendidos.

HACERSE EL SUECO PARA NO DEVOLVER LO PAGADO

La presidenta de Feaccu recuerda que desde el principio de la pandemia de coronavirus "hay un decreto del Gobierno que protege al consumidor y que le da la opción de aceptar un bono o pedir la devolución del dinero". Pero, según indica Trini Valdovinos, "el problema es que hay empresas, sobre todo viajes y vuelos, que se están retrasando o haciéndose un poco los suecos y hay que insistir".

Por otra parte, Feaccu recuerda que, en el caso de servicios que se abonan cada mes -como los gimnasios o las academias, por ejemplo-, el decreto permite que los usuarios rescindan el contrato sin penalización con motivo de las restricciones sanitarias impuestas para frenar la covid.

La empresa puede ofrecer opciones para devolver los servicios no prestados durante los cierres o reducir cuotas en un futuro, pero si el usuario no acepta, la empresa está obligada a devolver los importes ya pagados y a no girar la cuota del servicio hasta que el mismo sea reestablecido.

Un problema mucho mayor se da con las empresas que han cerrado durante la pandemia, señala la representante de la Federación de Consumidores.

Es el caso, por ejemplo, de la clínica odontológica Dentix, que dejó sin servicio a muchos clientes o con un tratamiento a medias.

Aparte de lo puramente económico, está el problema más puramente sanitario y que a su vez tiene repercusiones pecuniarias: "Hay gente a la que le han hecho muy poco, no podía aguantar más con el tratamiento a medias y ha tenido que ir a otro dentista pagando otra vez", explican desde la Federación, que recomienda que las personas afectadas por estas situaciones consulten a Feaccu.

La Federación de Consumidores y Usuarios afirma finalmente que, en general, "más tarde o más temprano, las empresas y también las Administraciones responden favorablemente al consumidor porque no puede ser de otra manera. La ley protege al usuario de manera clara, clarísima, y si no consigue sus derechos, se puede reclamar judicialmente. Pero con algunas empresas hay determinados casos que cuestan más de solucionar porque no todas las circunstancias son iguales", explica Valdovinos, quien también matiza que otras responden muy bien.

Etiquetas