Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Posible fin a más de una década de bloqueo en el solar de Harineras

El nuevo plan dice adiós a las torres de 17 plantas, opta por edificios más bajos y no tendrá VPO

Polígono de las Harineras
Polígono de las Harineras
Pablo Segura

El solar de las Harineras, APR 19-02 según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), debería contar desde 2014 con unas 1.300 viviendas repartidas en torres de 17 pisos, las más altas de toda la ciudad, y otra treintena de edificios de entre 4 y 15 plantas de altura. Ese espacio de la capital altoaragonesa debería haber contado además con un bulevar central y aparcamientos subterráneos públicos y privados.

Esta era la proyección que los propietarios del solar hacían en 2009 para el terreno, una propuesta que fue respaldada por el equipo de gobierno municipal de aquel entonces (PSOE y PAR), pero que no se materializó nunca porque la realidad tras el pinchazo del boom del ladrillo hizo inviable la operación.

El crack de la construcción, y la crisis global que se sumó a la del sector, han dejado yermo este solar durante años, pero la modificación del plan especial de Harineras, aprobada en comisión de Urbanismo esta semana y elevada a pleno la que viene, pretende desbloquear el desarrollo de un sector que ha estado paralizado más de una década, exceptuando los traslados de las empresas y el derribo de los edificios.

El nuevo proyecto poco tiene que ver con las dimensiones descomunales del anterior. Las torres de 17 pisos, emblemas del anterior planeamiento y que hubieran sido el edificio más alto de toda la ciudad, se pasan a edificios más bajos y estos bloques, a diferencia de en lo previsto inicialmente, podrán acoger, en sus manzanas interiores, viviendas en sus bajos. El nivel calle también podrá albergar comercios.

La reserva para VPO se pierde por el camino

Asimismo, por el camino, el APR 19-02, o Harineras, se ha visto “liberado” de la reserva para vivienda protegida, toda vez que el Gobierno de Aragón permitiera esa exención en febrero del año pasado.

Lo que no varía es el número de viviendas totales a construir, próximo a las 1.300 tanto en el anterior plan como en el actual.

En otro orden de cosas, los propietarios tendrán que ceder al Ayuntamiento espacios públicos -para viarios, aceras o zonas verdes, por ejemplo- en el tanto por ciento que establece la Ley de Urbanismo. Asimismo, deberán asumir la totalidad del coste de la urbanización.

Todos los grupos municipales votaron a favor de modificar el plan especial de harineras en la comisión de Urbanismo. El documento debe pasar ahora al pleno del Ayuntamiento, que se celebrará este martes.

A partir de allí, los propietarios ya podrán presentar los proyectos de reurbanización y de reparcelación del solar antes de que puedan arrancar las obras de construcción.

Etiquetas