Huesca

TRIBUNALES

Condenado a 2 años por un empujón mortal a un hombre en San Lorenzo

La drogadicción del acusado se presentó como atenuante para rebajar la pena

San Lorenzo.
El suceso se produjo coincidiendo con las fiestas de San Lorenzo.
Pablo Segura

El Juzgado de lo Penal número 1 de Huesca ha condenado a 2 años de prisión a un joven como autor del homicidio por imprudencia de un hombre, Francho Nagore Estabén, al que propinó un fuerte empujón que le hizo caer de espaldas y golpearse mortalmente con la cabeza en el suelo, una madrugada de las fiestas de San Lorenzo de 2019.

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar sobre las 06.00 horas de la madrugada del 13 de agosto de 2019 en el exterior de un bar, situado en una de las zonas de marcha nocturna de la capital altoaragonesa, mientras el presunto agresor, Raúl H.O., se encontraba con un grupo de tres chicas, entre ellas la novia de la víctima.

En su sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, el tribunal destaca que la víctima se acercó al grupo y tras saludar brevemente al acusado, se puso a hablar con las mujeres.

Añade la sentencia que en un momento indeterminado y de forma repentina, el acusado se dirigió contra Francho y le propinó un fuerte empujón que le hizo caer de espaldas y golpearse en la cabeza contra el suelo, sufriendo un traumatismo craneoencefálico con fractura y hemorragia que le provocó la muerte cuatro días después.

Por estos hechos, el fiscal solicitó para el acusado 3 años y 6 meses de prisión por un presunto delito de homicidio por imprudencia.

Unos hechos que el letrado de la defensa, José Luis Melguizo, reconoció como ciertos, pero por los que pidió una condena de 2 años tras solicitar la aplicación de una atenuante de drogadicción de su cliente, estimada por el tribunal en su sentencia.

Argumenta el titular del Juzgado de lo Penal nº 1 de Huesca en su sentencia que todo el debate planteado durante la vista se centro, reconocidos los hechos, en la posibilidad de que el acusado tuviera disminuidas sus facultades volitivas debido al consumo de alcohol y a su drogodependencia.

Destaca el magistrado que las imágenes captadas por las cámaras externas del local muestran que los hechos se produjeron según fueron relatados por las testigos, que se refirieron a la posibilidad de que Raúl H.O. hubiera consumido alcohol y drogas ese día.

Señala, además, que la actitud mostrada por el joven, que se quedó, según las testigos, "petrificado y sin responder a los insultos", evidencia que "siquiera de forma leve, la capacidad del acusado para comprender la situación y controlar sus impulsos estaba limitada por el consumo de alcohol y sustancias estupefacientes".

El tribunal condena al acusado a 2 años de prisión por el delito de homicidio imprudente imputado, así como al pago de indemnizaciones por 125.000 euros a los padres y dos hermanas de la víctima, y por 7.500 al Salud por los gastos de atención hospitalaria generados. 

Etiquetas