Huesca

coronavirus

Lambán dice que la prioridad de la DGA es “reparar los destrozos” de la covid

El presidente de Aragón avanza en Huesca ayudas para los sectores dañados por la pandemia y para restituir la seguridad de los más vulnerables 

Luis Felipe, Javier Lambán, Alfonso Vicente y María Victoria Broto en la nueva residencia Rey Ardid.
Luis Felipe, Javier Lambán, Alfonso Vicente y María Victoria Broto en la nueva residencia Rey Ardid.
S. E.

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha afirmado este viernes en Huesca que la prioridad de la DGA en los próximos meses es reparar los destrozos de la pandemia y restituir la seguridad existencial de los más vulnerables. Para ello se realizará un “inventario de daños” con el que se subsanarán los efectos de la covid en el sistema sanitario, social, educativo y económico, “que han sido muchos y diría que no han sido todavía evaluados en su totalidad”.

El jefe del Ejecutivo autonómico ha hecho estas declaraciones durante su visita a la nueva residencia de mayores que la Fundación Rey Ardid espera poner en marcha en la capital oscense entre el 15 de marzo y el 1 de abril con un total de 160 plazas y otras  30 de centro de día.

Javier Lambán ha arropado la presentación de estas instalaciones, en la que se han invertido 8,5 millones y prevé crear 80 puestos de trabajo, acompañado por el alcalde de Huesca, Luis Felipe, la consejera de Ciudadanía y Servicios Sociales, María Victoria Broto, y Alfonso Vicente, presidente de la Fundación Rey Ardid.

El Gobierno de Aragón, ha proseguido el presidente aragonés, está “trabajando para resarcir a los sectores más afectados por la pandemia en la mayor medida posible de los daños que han experimentado en sus negocios, en sus familias. Ya les advierto que no vamos a tener ni de lejos los recursos necesarios como para que ese resarcimiento sea total y absoluto, además no hay un solo sector, no es solo la hostelería y el turismo, hay muchos más y por justicia, a todos habría que llegar””.

Y continuando con la línea de los apoyos, ha avanzado que el Departamento de Ciudadanía no tardará mucho en arbitrar nuevas ayudas, nuevas líneas de subvenciones, para el sector de las residencias, “que lo están pasando mal” porque el impacto del virus, los fallecimientos y los sobre costes han causado estragos en sus economías y recursos”.

Javier Lambán ha planteado que el Gobierno de Aragon, “hasta donde lleguen sus posibilidades, no va a escatimar” recursos en este sentido. También ha comentado que “en los últimos meses nos hemos venido deshaciendo en elogios y en palabras de gratitud hacia todas las personas y sectores que se han entregado en cuerpo y alma para aminorar los efectos absolutamente letales del coronavirus que irrumpió en nuestras vidas hace ya casi un año. Pero creo que no han sido suficientes las palabras de reconocimiento dirigidas al sector sociosanitario, al sector de las servicios sociales en general y en particular a las personas, hombres y mujeres, que han trabajado en las residencias de mayores”.

Por tanto, ha ratificado su reconocimiento a las residencias de mayores que han sido “el ojo del huracán”. “Sobre las residencias se centró de manera inmisericorde el virus, en ellas encontró su víctima propiciatoria, en personas mayores y pluripatológicas, y desde luego si los daños no han sido mayores ha sido debido a la entrega y el saber de estas personas y entidades”.

El jefe del Ejecutivo aragonés ha desgranado que la llegada de los fondos europeos para la recuperación no sólo va a servir para reparar "los destrozos" de la COVID-19 sino también "para mejorar todos los sistemas, tanto desde el punto de vista económico como desde el punto de este educativo y social, para digitalizarlos, para encauzarlos en el imparable proceso de transición ecológica".

"Vamos a tener recursos y de lo que se trata es de que sepamos utilizarlos bien y que los utilicemos, además, de acuerdo con el resto de las administraciones". Ha comentado que Aragón tiene la suerte de contar con una "excelente sintonía" entre los distintos poderes públicos para realizar actuaciones concretas.

"Nadie se tiene que quedar atrás, no tiene que producirse ningún tipo de situación de miseria como consecuencia de todo lo que nos ha ocurrido con la Covid". Ha dicho que no puede ser que sin haber cerrado "del todo" la crisis de 2008 se añadan "los destrozos" de la pandemia. Ha confiado en que la recuperación se pueda "encauzar" con la vacunación a la mayoría de la población.

El presidente autonómico ha planteado que desde el Departamento de Ciudadanía y Servicios Sociales se ha tratado de estar a la altura de las circunstancias. “María Victoria Broto ha estado minuto a minuto pendiente de lo que ocurría, de la evolución de los contagios, organizando los centros covid que tan bien resultado han dado. Ha tratado por todos los medios de ayudarles, y ha promulgado líneas de ayudas que ya se han agotado porque nuestra voluntad es bastante más amplia que nuestras capacidades económicas”.

"Estamos todavía en el túnel"

El director de la Fundación Rey Ardid se ha hecho eco de esta situación y ha asegurado que el sector “empieza a ver la luz” gracias a la llegada de la vacuna. “Estamos todavía en el túnel, pero gracias a la vacunación no hemos vuelto a tener ningún caso de covid. En las residencias hemos pasado un año horrible, también el resto de los ciudadanos y de la sociedad, pero para nosotros ha sido especialmente duro”, ha reconocido.

En este sentido, ha puesto en valor la llegada de la vacuna, y lo que eso supone para las personas que han estado al pie del cañón. “Ha sido un suplicio ver cómo enfermaban y fallecían los mayores, el sufrimiento de las familias... Ya no hablo de la parte económica que es lo menos importante, aunque también ha sido un palo, sino del tema personal”. Alfonso Vicente ha incidido en que las residencias de Aragon han quedado en condiciones precarias a causa de la pandemia, “pero poquito a poco nos vamos a recuperar”, ha apuntado. Las residencias, continuó, “son necesarias en la sociedad para ocuparnos de nuestros mayores en las mejores condiciones posibles”.

De la nueva residencia, ha manifestado que se ha levantado “en un momento complicado”. “Que nadie piense que va a ser fácil llevar esta instalación, pero la Fundación Rey Ardid sigue apostando por Huesca”, indicó. En esta línea pidió a los oscenses que “echen una mano” para llenar esta nueva residencia.

El alcalde de Huesca, por otro lado, ha manifestado la importancia de este día en el calendario, “porque esta pandemia si algo nos ha puesto de manifiesto a la sociedad en general y a los representantes y responsables institucionales en particular es que es necesario que las administraciones fijemos como objetivo la atención a las personas”.

Luis Felipe ha agradecido al presidente de la Fundación Rey Ardid su apuesta por las políticas sociales en la ciudad de Huesca, con una propuesta como la que vemos hoy aquí, importante para el cuidado de los mayores. Un centro innovador y que va a prestar una atención con absolutas garantías de seguridad”.

Asimismo ha destacado que junto a la Rey Ardid siempre hay “un trabajo importante de empleo protegido, de encuentro entre las instituciones y las entidades sociales, que facilita que muchas personas se realicen, tengan una ocupación y una plena inserción social”.

María Victoria Broto ha detallado, por su parte, que el número de contagios en las residencias ha descendido un 80 %, (de 1528 personas contagiadas el 30 de diciembre a 307 en la actualidad). Además, planteó que el estar vacunados no es un requisito indispensable para lograr plaza en un centro de mayores, “pero sí es lo recomendable”.  

 

 

 

 

 .

 

 

 

 

 

 

Etiquetas