Huesca

asuntos municipales

Finaliza la campaña de control de estorninos en Huesca

Una petición ciudadana reclama que se cambie la metodología para acotar esta plaga en la capital

[[[DDAARCHIVO]]]
Durante los meses de otoño e invierno, es habitual escuchar varias tardes a la semana cohetes y petardos.
D.A.

La última campaña de control de las plagas de estorninos en la ciudad finalizó el pasado mes, dejando la población de estas aves en torno a las 7.000, una cifra que dista mucho de la que había hace 20 años, cuando en la capital altoaragonesa se superaban los 400.000 ejemplares. Y es que, durante los meses de otoño e invierno, es habitual escuchar varias tardes a la semana cohetes, petardos y sonidos de rapaces, que se complementan con punteros láser -ya que estas aves son fotosensibles-, todo ello con la finalidad de que no aumente el número de estorninos en la ciudad.

Estas prácticas se realizan en una decena de zonas de la capital oscense, en entornos donde suelen acudir estos animales, siendo lugares fijos el Parque Miguel Servet, el Parque del Encuentro y el pinar próximo al Hospital Provincial, pero también se han realizado en espacios como el Cerro de San Jorge, la plaza Cervantes o la avenida de los Pirineos.

La técnica, que se lleva realizando desde hace varios años, suscita quejas entre los vecinos de la ciudad, tanto es así, que recientemente se creó una petición vecinal a través de la página web www.change.org para cambiar la metodología.

La demanda surgió a partir de un grupo de dueños de mascotas para reivindicar que este método “es poco efectivo, dañino para otras aves y también para los animales domésticos de la ciudad”, pero denunciaban también que esta práctica “produce grandes daños en familias que tienen niños con autismo, bebés o personas mayores con demencia”.

Se solicita que, “si debe tratarse esta plaga, que se haga de una forma que no afecte a la salud de los ciudadanos”.

Así mismo, consideran que el lanzamiento de cohetes “no es efectivo”. “No se entiende cómo después de tantos años siguen estando los parques -especialmente el Miguel Servet- llenos de este tipo de aves”, expresaban vecinos en los comentarios que acompañaban esta petición telemática.

Pero, a pesar de que esta solicitud consiguió reunir más de 200 firmas, el Ayuntamiento cuenta con volver a realizar estos trabajos durante el próximo otoño, cuando los estorninos regresen a Huesca. 

Etiquetas