Huesca

sanidad

Aragón trabaja para mejorar el acceso telefónico a los centros de salud

Se trata de un proyecto piloto para solucionar la saturación de llamadas, uno de los motivos de queja de los usuarios

Sira Repollés.
Sira Repollés.
S. E.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha explicado este jueves en el Pleno de las Cortes que se trabaja en solucionar la saturación de llamadas telefónicas a los centros de salud con una prueba piloto que las redirigirá a un buzón para que se pueda dar cita a los pacientes "a la mayor brevedad posible".

Se trataría así de solucionar una de las quejas más numerosas formuladas por los pacientes de atención primaria desde la irrupción de la pandemia, que no ha acabado, ha incidido la consejera, por la dificultad en el acceso telefónico ante el aumento de consultas no presenciales en los centros de salud, en algunos de los cuales se han multiplicado "por 10 el número de llamadas en el último año", según ha apuntado la diputada del PP, Ana Marín.

Repollés ha comparecido en el pleno de las Cortes, a petición del PP, para explicar la situación de la atención primaria en Aragón, que "no ha recuperado su normalidad", según Marín, con consultorios médicos del medio rural aún cerrados, sobre todo en Huesca; escasez de medios materiales en los centros de salud, predominio de la atención no presencial cuando la comunidad "no está preparada para ello" o contrataciones "insuficientes" de profesionales para hacer frente a una mayor carga de trabajo por la pandemia.

La diputada popular ha insistido en que las quejas respecto a la sanidad que más han aumentado han sido relativas a la atención primaria, superando las de las listas de espera, y recordado que más de 170 profesionales de atención primaria han acudido al Justicia de Aragón.

Repollés ha reconocido que la covid ha complicado la situación de la atención primaria y que la percepción generalizada es que con la atención no presencial se ha perdido accesibilidad a los centros de salud, y ha añadido que se trabaja para mejorar la accesibilidad y una mayor presencialidad, que se irá ganando en los próximos meses conforme se controle la pandemia y aumente la vacunación, aunque la atención no presencial "ha venido para quedarse".

En la actualidad, la vacunación ha llegado a casi la totalidad de los profesionales de atención primaria y centros residenciales y se iniciado a otros grupos vulnerables, como mayores de 80 años, ha recordado, por lo que procede emitir "nuevas recomendaciones dirigidas a mejorar la accesibilidad de la población a la atención primaria y garantizar la atención adecuada en función de la necesidad y urgencia".

Recomendaciones que deberán adaptarse a cada centro de salud y que pasan por priorizar la atención presencial de pacientes que acudan por problemas de salud en el centro de salud o el domicilio, que se mantengan circuitos asistenciales diferenciados en el centro, que estén abiertos al público los centros de salud, con atención cercana a la puerta, o consultas no presenciales para quienes acudan a renovar recetas o incapacidades temporales.

Repollés ha apuntado también que se están desarrollando propuestas para mejorar el sistema de citación mediante el Salud Informa y de las unidades de admisión de los centros, además de mejoras en la atención telefónica y recordado que se han contratado 269 profesionales para refuerzos de plantillas, que sigue siendo "prioritario".

Además, la crisis ha limitado las posibilidades de responder al incremento de financiación que requería la atención primaria, ha resaltado, aunque Aragón invertía "más de 1.600 euros por habitante en 2020 en sanidad, casi 200 más que la media nacional, y con el presupuesto de 2021 pasará a invertir 1.765 por habitante".

La consejera ha añadido además que este jueves concluyeron las negociaciones con los sindicatos de Sanidad para las mejoras retributivas de los profesionales "y de otras características que incluyen plazas, plazas de difícil cobertura, traslados y movilidad".

El portavoz de IU, Álvaro Sanz, ha tachado de "triunfalista" a la consejera con este acuerdo que supone "un euro por cada hora de guardia" y que plantea "discriminación entre categorías", y ha instado a cambiar de forma estructural la manera de entender el sistema de salud encaminándolo hacia la prevención y atención comunitaria "y no solo la hospitalaria y asistencial".

Para Santiago Morón, de Vox, la atención primaria en Aragón sufre "un deterioro progresivo en los últimos años", fundamentalmente por escasez de personal sanitario, y ha lamentado que la comunidad sea "incapaz" de retener a los médicos que se forman aquí y se van fuera para ser más competitivos, al tiempo que ha urgido un plan con indicaciones claras para el personal sanitario de cara a una mayor presencialidad en los centros de salud.

Protocolos "claros" que también ha reclamado la portavoz de Cs, Susana Gaspar, para que sepan los criterios a seguir para atender a los pacientes de forma presencial o no, lo que genera "inseguridad", ha recalcado, toda vez que ha propuesto además que se dote a los centros de salud de banda ancha, que se forme a los profesionales sanitarios y se informe a la ciudadanía o se habiliten centralitas con personal suficiente.

Etiquetas