Huesca

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Javier Olivera, psiquiatra: “Han aumentado los trastornos de adaptación, las depresiones y los cuadros de ansiedad”

El especialista oscense advierte de que este tipo de problemas pueden ir a más

El psiquiatra Javier Olivera.
El psiquiatra Javier Olivera.
Roger Navarro

Al estrés agudo que ocasionó la pandemia inicialmente le han seguido otros efectos que tanto en la población general como en las personas con patologías mentales han hecho “estragos” y siguen latentes un año después.

El confinamiento, la falta de actividad, el problema económico asociado, el de aislamiento... “Todo esto tiene unas consecuencias, muchas personas se han visto desbordadas y afectadas por los trastornos de adaptación, las depresiones, las reacciones de duelo complicadas y los cuadros de ansiedad. Estas son las patologías que más han aumentado y que estamos en alerta de que vayan a más”, según explica Javier Olivera, psiquiatra oscense y secretario de la Sociedad Española de Psicogeriatría. En cuando a la población general, indica que la pandemia de la Covid-19 ha provocado trastornos de adaptación al tener que asumir una situación nueva “que es perjudicial y traumática”.

En este sentido, añade, “apareció una enfermedad, además con riesgo mortal, muy contagiosa y lo primero que se produjo fue una reacción de miedo”.

El estrés prolongado, detalla el experto, genera cansancio y tristeza por el hecho de haber tenido que abandonar actividades y relaciones sociales. Además, se refiere a todas las personas que están en duelo porque han perdido a un ser querido y a los que sufren de “sentimiento de culpa por no haberse podido despedir. Los mayores ingresaban en el hospital, iban a la UCI o a la zona covid, ya no se les podía visitar y no los volvías a ver”. Esta misma sensación invade a aquellas personas que sin saberlo han llevado el virus a casa, “y alguno de los miembros de la familia ha fallecido”. En cuanto a la población especialmente vulnerable, como por ejemplo los enfermos con trastornos mentales graves indica que “esta situación todavía ha intensificado más su estado”.

El psiquiatra hace alusión a los pacientes del centro de Rehabilitación Psicosocial de Huesca, que no han podido realizar salidas en todo este tiempo para no contagiarse. Y los mayores que han estado en residencias, “además que han visto fallecer a muchos compañeros, no han podido salir ni recibir visitas”, apunta. Asimismo, hace alusión a las personas que ya tenían ansiedad o trastornos obsesivos antes de la pandemia, “que con el coronavirus han tenido muchos más temores y más miedo al contagio”.

En cuanto a los mayores comenta que al quedarse en casa han perdido capacidad cognitiva y memoria. “Los mayores han sido uno de los colectivos más afectados. Y ahora los que nos tememos es que, aunque la vacuna disminuirá los casos, comenzaremos a ver las consecuencias de todo este tiempo de parón económico y de perdida de familiares”, concluye. 

Etiquetas