Huesca

LA ENTREVISTA

María José Martínez Pérez: “Espero que algún día nadie necesite referentes de ningún tipo”

La investigadora de Unizar ha obtenido una Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación, valorada en 1,8 millones de euros

Maria José Martínez Pérez.
Maria José Martínez Pérez.
S. E.

María José Martínez-Pérez, investigadora en el Instituto de Nanociencia y Materiales de Aragón (CSIC-Unizar), ha conseguido una Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación, que está valorada en 1,8 millones de euros.

“Es una financiación casi imposible de conseguir con un proyecto nacional. Me va a permitir comprar equipos que estarían totalmente fuera de mi alcance y contratar un pequeño equipo de personas”, valora.

El proyecto tiene dos sublíneas. La primera de ellas “es más tecnológica y consiste en el desarrollo de una herramienta de medida, que permitirá detectar señales magnéticas muy pequeñas y con una altísima resolución espacial y temporal”, explica.

La segunda “es más fundamental y pretende aplicar esta herramienta al estudio de fenómenos cuánticos en materiales magnéticos en escalas muy pequeñas, de tan solo unas cuantas decenas o centenas de nanómetros”, describe.

“En particular me gustaría investigar un tipo de excitación o modulación de los momentos magnéticos que surgen en nanomateriales debido al confinamiento espacial”, comenta.

El desarrollo de la investigación “nos dará un actor nuevo que podemos añadir al elenco actual de sistemas utilizados en tecnologías cuánticas”, un objetivo que espera conseguir.

Gran parte de la financiación “se usará para comprar un refrigerador de dilución”, dice. “Trabajar a muy baja temperatura es esencial cuando queremos estudiar propiedades cuánticas de materiales magnéticos y superconductores”, especifica.

Martínez-Pérez necesitará contratar a un equipo “de cuatro o cinco personas” para que participen en el proyecto “durante los cinco años que durará”.

Ideas como esta son importantes “para los centros de investigación porque aumentan su visibilidad y las posibilidades de conseguir financiación”, dice.

La investigación puede servir “para desarrollar sensores magnéticos que pueden ser de utilidad industrial, para la caracterización de materiales, la investigación médica o la prospección geológica”, así como para “contribuir al desarrollo de herramientas útiles para las tecnologías cuánticas”, destaca.

“Cuando esta tecnología despegue se aplicará a la producción de sustancias muy importantes como, por ejemplo, medicamentos, materiales para almacenar energía o fertilizantes”, añade.

Aunque todavía falta mucho camino por recorrer, “imaginemos lo que supondría poder simular un proceso eficiente para sintetizar amoniaco”.

“Este compuesto es esencial para producir fertilizantes, pero su síntesis consume gran parte de los recursos energéticos del planeta. Encontrar una vía de síntesis alternativa y sostenible sería rompedor”, exclama.

En su campo profesional no hay muchas investigadoras, pero María José Martínez-Pérez confiesa con humildad que no se siente un referente.

“Espero que algún día nadie necesite referentes de ningún tipo, sino que la carrera investigadora sea atractiva porque ofrezca unas condiciones que permitan trabajar en cosas muy interesantes y tener una vida personal plena”, termina la profesional, que empezará esta nueva aventura después de dar a luz al hijo que espera. 

Etiquetas