Huesca

residuos orgánicos

Llegan los contenedores marrones a los barrios de San José y La Encarnación de Huesca

Desde su instalación en otros puntos ya se han recogido 1.175.700 kilos de materia orgánica

Javier Hidalgo, de Grhusa, junto al concejal Roberto Cacho.
Javier Hidalgo, de Grhusa, junto al concejal Roberto Cacho.
Ayuntamiento de Huesca

La recogida selectiva de la fracción orgánica ha llegado ya a los barrios de San José y La Encarnación con la instalación de 59 contenedores de color marrón que se abrirán mediante una tarjeta electrónica que será única para cada domicilio.

El concejal de Medio Ambiente, Roberto Cacho, recordó que estos contenedores ya están presentes en los barrios de María Auxiliadora y de Santiago y que desde que comenzó su instalación han recogido 1.175.700 kilos de materia orgánica.

“De esta forma, se ha evitado que esos residuos vayan al vertedero, reduciendo así las emisiones de CO2 en una cantidad equivalente a cerca de 11.150 kilos. Además, de esos residuos orgánicos hemos obtenido 370 toneladas de compost, que en estos momentos están almacenadas y que se empezarán a utilizar como abono para las zonas verdes”, añadió Cacho.

Los contenedores se abrirán mediante una tarjeta electrónica que será única para cada domicilio

La materia orgánica representa aproximadamente el 40% del total de los residuos que se generan en casa, “por ello es tan importante concienciar de la necesidad de su reciclaje a los vecinos de los barrios en los que se han instalado los nuevos contenedores marrones”, expresaron desde el Ayuntamiento.

Además, desde el Consistorio indicaron que la recogida orgánica se irá extendiendo progresivamente a todos los barrios de la ciudad.

En estos contenedores se pueden depositar todos los residuos domésticos de materia orgánica como peladuras de alimentos, restos de comida cocinada, cáscaras de alimentos, huesos y espinas, pan duro, posos de café, papel de cocina, flores y bolsitas de infusión, entre otros.

Huesca recicló 23.165 litros de aceite el pasado año

Durante el año 2020 se reciclaron en Huesca un total de 23.165 litros de aceite usado que se reutilizaron para fabricar biodiésel y, en menor medida, para ecogeneración eléctrica y para la elaboración de barnices y jabones.

Para ello, Huesca cuenta con veinticinco contenedores de aceite usado repartidos por los diferentes barrios de la ciudad, y desde el Área de Medio Ambiente recuerdan que en ellos se puede depositar aceite vegetal de cocina usado, el cual debe ir en envases cerrados y preferiblemente de plástico. E insisten en que no hay que depositar aceites de motor ni aceites minerales.

Etiquetas