Huesca

CORONAVIRUS

Piden una prórroga para la Escuela de Doctorado del campus de Huesca

Los estudiantes de la UZ han visto perjudicadas sus investigaciones por la pandemia de la covid-19

Sergio Cored
Sergio Cored
S.E.

“Nos tendrían que prorrogar los años de poder estar en la Escuela de Doctorado”, pide el doctorando e investigador predoctoral en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación Sergio Cored, que actualmente se encuentra en el tercer año de su doctorado.

Y es que, tanto él como otros universitarios en su misma situación, denuncian que la prórroga de 79 días por esta escuela correspondientes al periodo de suspensión de los plazos administrativos -que no del primer estado de alarma-, “es un plazo insuficiente”.

Además, Cored señala que en otras comunidades “lo han ampliado tres meses, incluso en algunas están barajando hacerlo medio año”, ya que, aunque el estado de alarma duró 98 días, realmente “muchas de las investigaciones se han tenido que volver a hacer de nuevo”, lamenta Cored.

“En mi caso, mi tesis va sobre hacer un diseño sobre un programa de habilidades sociales para niños autistas”, explica Cored, por lo que parte de esta investigación tiene que llevarla a cabo en alguno de los colegios de la ciudad. Empezó el pasado año en el centro Alcoraz, “pero se tuvo que parar”, lamenta.

Por ello, según explica Cored, “este año hemos tenido que retomarlo, por lo que no son sólo los días que indican, sino que realmente necesitamos gran parte del año”.

Pese a ello, Cored muestra su agradecimiento tanto a la dirección de este colegio como a los padres de los alumnos, porque ha podido continuar con esta intervención, aunque ha tenido que partir casi desde cero, explica. En este sentido, señala que lo realiza en este centro porque “aparte de ser un colegio ordinario, tiene un aula específica donde se trabaja con niños con trastorno del espectro autista”.

Así mismo, Cored señala que la pandemia también les ha afectado en lo que tiene que ver con las estancias fuera del país, “ya que como doctorandos se tiene que realizar un periodo en el extranjero para conseguir la mención internacional en el doctorado”, explica. Cored, que tenía pensado hacerlo el verano pasado, no lo pudo hacer, y tampoco lo podrá realizar este verano, por lo que finalmente hará la estancia de manera “no presencial” para poder optar a este título internacional. Pese a ello, explica que sí podrá ir más adelante para poder formarse de manera presencial.

Condiciones precarias

Además, desde la organización Personal Investigador en Formación Unizar denuncian que un elevado porcentaje del personal investigador en formación no dispone de un puesto de trabajo con mesa y silla, mientras que “la proporción se eleva cuando se trata de disponer de un ordenador en el que llevar a cabo su investigación”, por lo que consideran que “la precariedad alcanza, incluso, a la ausencia de medios para el desarrollo de su trabajo”.

En lo que respecta a los planes de vacunación, expresan que “de los 56 doctorandos que desarrollan sus investigaciones estando en contacto con personas de riesgo frente a la covid-19, tan solo 17 están incluidos en un plan de vacunación”. En este sentido, destacan que hay 39 doctorandos de la Universidad de Zaragoza que por necesidades de sus investigaciones están en contacto con un gran número de personas, y no se les ha vacunado. 

Etiquetas