Huesca

patrimonio

José María Nasarre: “El objetivo no solo es dignificar la Catedral de Huesca, también mejorar su entorno”

El delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca lamenta que hay zonas en una situación “lamentable”

Estado del muro sur que da a la calle Palacio
Estado del muro sur que da a la calle Palacio
Pablo Segura

“El objetivo no solo es dignificar la Catedral, sino mejorar también el entorno, ya que es un espacio único y desconocido”, expresa José María Nasarre, delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, al respecto del Plan Director que está previsto que se realice en los próximos meses, ya que este es uno de los pocos templos de estas características que todavía no cuentan con uno.

El plan consiste en la elaboración de un estudio en el que se explique en qué estado se encuentra la Catedral y su entorno, y por tanto, cuáles son las zonas y los espacios donde se necesita actuar de manera urgente para restaurarlas. En este estudio también se establece qué funciones ha tenido cada lugar a lo largo del tiempo y cuáles son las actuaciones de restauración que han tenido en los últimos años.

Para ello, técnicos y arquitectos del Instituto de Patrimonio Cultural de España y del Gobierno de Aragón, visitaron la semana pasada estos lugares.

En lo que respecta a la falta de este plan en la Catedral oscense, Nasarre indica que cuando en el periodo de la Transición, el Ministerio de Cultura realizó el plan para catedrales y monasterios, el templo de la capital alto aragonesa no estaba incluida porque unos años antes, este espacio había sufrido obras de restauración, por lo que sus puertas estuvieron cerradas durante cinco años, por tanto, “estaba en unas condiciones muy buenas” y “el Plan Director en esta época era innecesario”, apunta Nasarre.

Actualmente y 50 años después, hay algunas zonas que están gravemente heridas, a pesar de que el interior de la Catedral se encuentra muy bien”, indica Nasarre, por lo que considera que hay zonas que están en una situación “lamentable” y que “necesitan intervención”, ejemplo de esto es el muro sur que de a la calle Palacio, donde hay una red que recoge los cascotes que se van desprendiendo para evitar que haya percances con los viandantes que van por esa calle.

También necesita mejora la zona que da al este, y los pináculos, ya que están “muy erosionados” debido a que se estropearon mucho cuando anidaban allí las cigüeñas.

Así mismo, Nasarre reivindica la importancia que tiene rehabilitar el entorno del templo, ya que “son espacios que están en ruinas, y son elementos que merecen la pena dignificar y conservar porque forman parte de lo que la Catedral ha sido a lo largo del tiempo”.

En este sentido, el delegado de Patrimonio resalta la importancia que ha tenido que este espacio no se haya visto sometido a la presión urbanística, “como sí ha pasado con otras edificaciones, como por ejemplo San Pedro el Viejo”, lamenta, “por eso se conserva todo el entorno, y su mejora no sólo hace bien a la Catedral, también a la ciudad”, afirma Nasarre.

En cuanto a las fechas, Nasarre expresa que “es de prever que a lo largo de este año salga a licitación el plan director, por lo que la ejecución del mismo ya será una tarea posterior”.

Etiquetas