Huesca

PATRIMONIO

Primeros pasos en la elaboración de un Plan Director para la Catedral de Huesca

Se quiere dar un impulso definitivo en los próximos meses

plan-director-catedral
Olga Roldán Laguarta, jefa del servicio de arquitectura del Instituto de Patrimonio Cultural de España, realizó este lunes una visita técnica a la Catedral.
Ayuntamiento de Huesca

La Catedral de Huesca da los primeros pasos hacia la realización de un Plan Director para su conservación, mantenimiento y potenciación. Se trata de uno de los pocos templos de sus características que todavía no cuenta con uno y para ello se quiere dar un impulso definitivo en los próximos meses.

El pasado lunes 29 de marzo realizó una visita técnica Olga Roldán Laguarta, jefa del servicio de arquitectura del Instituto de Patrimonio Cultural de España, acompañada por dos técnicas más de Patrimonio del Gobierno de Aragón y de un arquitecto de la DGA. Con ellos estuvieron el deán de la Catedral, Juan Carlos Barón, y el delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca, José María Nasarre.

Ya antes de la pandemia, el ejecutivo aragonés se había puesto en contacto con el Instituto para trasladarle la firme voluntad de la Diócesis de que se acometiera la redacción de un Plan Director. Está en vigor un plan nacional de catedrales que se coordina desde el Instituto y la de Huesca es una de las que todavía no lo poseen. Atendida la solicitud, tras la visita de esta semana se preparará un documento técnico que sirva de base para la contratación de la redacción del Plan Director.

Se realizará un pliego técnico que saldrá a concurso por procedimiento abierto. Se designará un equipo que resulte el adjudicatario y se encargue de la redacción del plan director en un plazo de diez a doce meses. Olga Roldán Laguarta ya conocía la Catedral de Huesca: “La había visitado, no a fondo, y su entorno también. Tenemos una joyita en esta catedral, pero el problema del entorno es bastante grave y habrá que abordarlo desde el Plan Director”.

La última gran reforma de la Catedral de Huesca data de la década de los 70 del pasado siglo y estuvo cerrada cuatro años para su reforma y restauración. En esa época todavía no había planes directores, que adquirieron su forma definitiva en la primera década del presente siglo. Inicialmente no entró en el plan porque “fue de las últimas que se restauraron y no hacía falta actuar porque estaba bien atendida”, explica José María Nasarre.

El interior está bien estructurado con su mantenimiento ordinario pero el entorno no. Hubo unas propuestas de la anterior arquitecta de la DGA pero no hubo continuidad. Se trata de recuperarlo para dignificarlo. No para reconstruirlo, sino para mantener las ruinas, dignificarlas y hacer en su día un paseo arqueológico”, añade el delegado de Patrimonio de la Diócesis de Huesca.

Etiquetas