Huesca
en colaboración con fundación rey ardid

en colaboración con fundación rey ardid

Más de 25 años dedicados al cuidado y la atención de las personas mayores

Las residencias y centros de día de Fundación Rey Ardid en Zaragoza, Huesca, Teruel y La Rioja apuestan por ofrecer la mejora continua del servicio.

La Fundación Rey Ardid tiene residencias que incentivan el desarrollo de los mayores
La Fundación Rey Ardid tiene residencias que incentivan el desarrollo de los mayores.

L a recién inaugurada residencia en Huesca capital es el último eslabón de una cadena dedicada al cuidado y a la atención de las personas mayores, que cuenta con centros de día y residencias en las tres provincias aragonesas y en La Rioja, lo que ha convertido a la Fundación Rey Ardid en un referente en su sector. Con una experiencia de más de 25 años en el ámbito residencial, cuenta con un modelo sustentado en la formación continua de sus profesionales, la personalización de los cuidados y una óptima organización para lograr que sus usuarios reciban la mejor atención posible.

Ofrecer la máxima calidad es una de las premisas de la fundación desde sus orígenes. Así lo avalan sus sistemas integrados de gestión de calidad y del medio ambiente UNE-EN ISO 9001:2008, UNE 158101:2008 y UNE-EN ISO 14001:2004. Además, su plan de intervención se articula por procesos operativos, de apoyo y estratégicos. Desde Rey Ardid tienen muy en cuenta la opinión de los familiares y los usuarios para ser cada día mejores, a través de la información que recogen en encuestas que se realizan de forma periódica para conocer el nivel de satisfacción y aquellas cuestiones en las que se debe hacer un esfuerzo por avanzar hacia un mejor servicio.

Un cuidado integral

Preocupados por el bienestar total de las personas mayores, incluso desde el momento previo a integrarse en sus centros, en la Fundación Rey Ardid disponen de un sistema de acompañamiento en el paso del hogar a la residencia. Consideran clave la adaptación de los usuarios para que se sientan cuidados y protegidos una vez que deciden dar el paso de dejar su vivienda. Para que esto sea posible, a la vez que las familias reciben apoyo psicosocial con el fin de adaptarse a la nueva situación, tienen comisiones de residentes y grupos de apoyo en todos los centros.

Una vez situados en las residencias, los usuarios reciben un cuidado integral tanto a nivel físico como emocional. De este modo, se incluye la planificación de una alimentación equilibrada que aporte los nutrientes que necesitan los residentes según su estado de salud y teniendo en cuenta sus preferencias.

Las terapias se realizan de forma individualizada para cada uno de los residentes, teniendo en cuenta su situación psicofísica

El bienestar físico va unido a una buena salud mental y en ambos aspectos se incide de forma positiva en los centros de día y en las residencias de Zaragoza, Huesca, Teruel y La Rioja. La plantilla está en constante formación, siendo docentes e investigadores en materia de dependencia. Esto hace que realicen programas para evitar o retrasar las limitaciones, realizando actividades de ocio u otras enfocadas a incentivar el uso de la memoria o la rehabilitación del cuerpo humano.

Las terapias se realizan de forma individualizada para cada uno de los residentes, teniendo en cuenta su situación psicofísica. El éxito de sus métodos es apoyado con aplicaciones informáticas como Resiplus, Epsylon y EKON, así como con un sistema de control de errantes y otras herramientas en las que sustentan sus métodos de trabajo y sistemas de registro.

Volcados con el alzhéimer

En la Fundación Rey Ardid son conscientes, dada su amplia experiencia en el sector residencial, de que el alzhéimer y otras demencias son frecuentes entre las personas de avanzada edad. Tanto es así que la incidencia de estos trastornos en las personas mayores reveló la necesidad de contar con un centro especializado, que se ubica actualmente en Zaragoza.

Las instalaciones de esta residencia especializada conforman un entorno amigable y cercano, circunstancia que facilita la autonomía y la relación social entre residentes, al mismo tiempo que crea un espacio íntimo y accesible. Cada una de las estancias cuenta con mobiliario y equipamiento especializado. Asimismo, en sus jardines se llevan a cabo terapias no farmacológicas, y en los conocidos como espacios intergeneracionales se realizan actividades que reúnen a los residentes con niños, siempre que sea posible y se considere beneficioso. 

Residencia de Huesca
*

Centros Fundación Rey Ardid

La Fundación Rey Ardid cuenta con residencias y centros de día propios repartidos en Zaragoza, Huesca, Teruel y La Rioja. Además, se encarga de la gestión de otros centros:
- Huesca. Aparte de la recién inaugurada, la fundación cuenta con residencias en Gurrea de Gállego y Almudévar y gestiona la de Valle del Ésera, en Campo. Todas ellas son centros de día además de contar con Casa Aísa en la capital oscense.
- Zaragoza. Rey Ardid cuenta con tres residencias en Zaragoza capital, una en Caspe, otra en Belchite y otra en Sástago. Asimismo, gestiona los centro residenciales de Tobed, Osera de Ebro e Illueca. Las instalaciones de Osera de Ebro, Sástago, Belchite y dos de las ubicadas en Zaragoza son centros de día.
- Teruel. La capital turolense y Cedrillas son las localidades que cuentan con residencia propia, a la espera de la apertura de la de Calamocha, teniendo solo la de Teruel la función de centro de día.
- La Rioja. La localidad de Alfaro es la única que cuenta con residencia. El centro de día está en Casalarreina.

REALIZADO POR BLUEMEDIA STUDIO
Este contenido ha sido elaborado por BLUEMEDIA STUDIO, unidad Branded Content de Henneo.

Etiquetas